Para aquellos que son lo suficientemente afortunados como para experimentar el verdadero amor, el poder saber que su recuerdo vivirá mucho después de que hayas pasado esta vida terrenal es un placer.

Como muchas viudas del ejército, Peggy Harris de Vernon, Texas, nunca dejó de amar a su esposo llamado Billie D. Harris, incluso después de que él fuese a la guerra y nunca regresó. Peggy y Billie habían estado casados por solo seis semanas cuando Billie fue trasladado. Era un piloto de combate, y había sido llamado para ayudar a las fuerzas aliadas a luchar para tomar el control sobre los nazis en Normandía, Francia.

Fuente: YouTube.

Billie se fue al cielo el 17 de julio de 1944. Mientras sobrevolaba el norte de Francia, ocupada en ese momento por los nazis, su avión fue derribado y nunca más se supo de él.

Fuente: YouTube.

Peggy nunca recibió noticias oficiales de la muerte de Billie, simplemente desapareció. Los informes de las fuerzas estadounidenses eran contradictorios y confusos en el mejor de los casos. En varias ocasiones, recibió diferentes noticias, le dijeron que había muerto, que estaba vivo y que volvería a casa pronto o que había desaparecido en acción.

Como Peggy nunca supo lo que le había pasado, decidió permanecer fiel a él para siempre. Nunca volvió a casarse, y nunca dejó de hacer preguntas sobre lo que le había pasado a su marido. “Billy ha estado casado conmigo toda su vida”, dijo sin dudarlo, “y decidí casarme con él toda mi vida”.

Fuente: YouTube.

Decidida a averiguar dónde fue enterrado, Peggy escribió a un congresista repetidamente durante las próximas décadas. En 2005, ella recibió una carta del congresista Mac Thornberry de Texas, declarando que Billie seguía figurando como “Missing In Action” en el Registro Nacional.

Fuente: YouTube.

Insatisfecha con esta respuesta, el primo de Billy, Alton Harvey, empezó a investigar. “No creímos que estuviera bien que simplemente se fuera a la guerra, no volviera y fin de la historia”, dijo Alton. La familia necesitaba un cierre. Alton decidió solicitar los registros militares de Billie, y lo que los registros mostraron los sorprendió a todos.

Evidentemente, el congresista Thornberry nunca había comprobado los registros, como afirmó que había hecho, ya que Billie figuraba claramente en la lista de los Archivos Nacionales. Los militares lo habían listado como KIA,”muerto en acción”. Además, incluso habían enumerado la ubicación de su tumba en el cementerio americano en Normandía, Francia.

Fuente: YouTube.

Una vez que Peggy descubrió la ubicación de la tumba de su esposo, comenzó a visitarlo allí siempre que fue posible. Los jardineros del cementerio incluso dicen que Peggy es la única viuda que queda para visitar la tumba de su marido. No solo eso, sino que unas 10 veces al año envía flores para adornar la tumba como una manera de celebrar todas esas ocasiones especiales que perdieron en sus vidas.

Fuente: YouTube.

Pero la historia no termina ahí.

Después de que Peggy descubrió el lugar exacto donde el avión de Billie había caído, visitó el pequeño pueblo de Les Ventes en Francia, lugar donde hizo un sorprendente descubrimiento.

¡La calle principal del pueblo llevaba el nombre de Billie!

Fuente: YouTube.

No solo eso, sino que tres veces al año, los aldeanos conmemoran la liberación de Francia de los nazis, rindiendo un homenaje especial al joven piloto de caza cuyo sacrificio salvó a su aldea de un desastre.

La historia cuenta que después de que le dispararo, éste logró maniobrar su avión para que no se estrellara contra la aldea. Sus heroicas hazañas salvaron incontables vidas ese día, y el pueblo de Les Ventes nunca ha olvidado su desinteresado acto de valentía.

Fuente: YouTube.

Los aldeanos enterraron a Billie en el cementerio local, con flores amontonadas en su ataúd, pero finalmente fue trasladado al cementerio estadounidense de Normandía. Sin embargo, continúan presentando sus respetos enviándole flores a su tumba varias veces al año.

Fuente: YouTube.

Ahora, 60 años después, Peggy visita la aldea donde su esposo tomó su último aliento, y la gente de Les Ventes le otorgan el mismo honor que a Billie. Guy Sevilla, de 91 años, es el único testigo vivo del incidente, pero recuerda haber estado con él cuando el héroe de guerra yacía moribundo. “Me gusta pensar que estaba lo suficientemente consciente como para saber que un amigo lo acompañaba”, dijo Peggy llorando.

Fuente: YouTube.

La historia de Billie nos recuerda que el amor es inmortal, y algunos sacrificios son tan grandes que nunca se pueden olvidar. Peggy nunca ha olvidado a Billie, y tampoco el pueblo de Les Ventes, Francia.

Mira la historia completa a continuación, y compártela hoy mismo.

videoPlayerId=4620a8ffb

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más