Los ratoncitos pueden parecer lindos e inofensivos en comparación con las ratas, pero es sólo una apariencia. Pueden transmitir muchas enfermedades peligrosas y potencialmente mortales. Pero aunque no existan esos peligros, de seguro que no deseas que invadan tu hogar. El primer paso es hacer que la casa quede completamente sellada; asegúrate de que los posibles puntos de entrada, como agujeros, grietas y pequeños espacios debajo del fregadero, ventanas y puertas, estén sellados. Inspecciona la casa por dentro y por fuera en busca de tales espacios. Puedes bloquear los posibles puntos de entrada con lana de acero inoxidable, malla de cobre, masilla o cemento.

get-rid-of-mice_body

También asegúrate de que no haya comida disponible para los ratones:

— Mantén la comida en recipientes de plástico herméticos.

— Saca la basura con frecuencia.

— No dejes los platos sucios en el fregadero.

— Barre el piso de la cocina y limpia las mesas u otras superficies donde pueda haber migajas.

— Guarda los tazones de comida de tus mascotas después de comer.

— Tira o recicla los periódicos viejos, revistas y otras cosas que los ratones pueden usar para hacer un lecho.

Y, finalmente, aquí hay una lista de 9 métodos para mantener a los ratones alejados de tu casa:

1. Trampas no crueles

Si no quieres causar sufrimiento innecesario a los ratones, puedes atraparlos con trampas humanitarias. Las puedes encontrar en casi cualquier tienda de mascotas. Lee las instrucciones antes de usarlas y colócalas donde se encuentran los ratones en tu casa. Para conseguir el mejor resultado coloca un trozo de comida como cebo. Revisa la trampa todos los días y libera a los ratones en la naturaleza, como lo recomienda PETA.

2. Aceite esencial de menta

Si bien este aroma es agradable para los humanos, los ratones lo odian muchísimo. Aplica 20-30 gotas de aceite esencial de menta en cada bolita de algodón y colócalas en lugares de tu casa que atraigan a los ratones. Tendrás que reemplazar las bolas de algodón viejas por unas nuevas cada semana. Y asegúrate de que las bolas de algodón estén fuera del alcance de tus mascotas.

3. Aceite esencial de clavo o clavo de olor

A los ratones también les desagrada mucho el olor a clavo. Si optas por el aceite esencial de clavo, utilízalo de la misma manera que el descrito anteriormente. Otra opción es usar clavo de olor entero, envúlvelos en pedazos de camiseta vieja de algodón y ponlos alrededor de la casa.

4. Hojas de laurel

Haiduchyk Aliaksei / Shutterstock.com

Haiduchyk Aliaksei / Shutterstock

Otro repelente natural con buen olor! Pon algunas hojas de laurel en los lugares favoritos de los ratones. Reemplaza las hojas cada dos o tres días.

5. Papel aluminio

Cubre la barra de la cocina y otras superficies donde los ratones puedan estar con papel aluminio. También puedes rellenar las grietas y los agujeros con el papel para evitar que los ratones entren a tu casa.

6. Repeledor de ratones

Este pulverizador está hecho con chiles MUY picantes, por lo que es mejor usar guantes, gafas protectoras y mascarilla quirúrgica para evitar la irritación durante la elaboración. Aquí están las instrucciones de cómo hacerlo (por Claire Goodall):

— Hierve 1 galón de agua.

— Agrega media taza de habaneros picados y 2 cucharadas de pimiento picante en polvo en un procesador de alimentos, mézclalos un poco.

— Coloca la mezcla en un balde de 2 galones y vierte el agua hirviendo.

— Tápalo y déjalo reposar durante 24 horas.

— Utiliza un paño de queso para filtrar la mezcla y viértela en otro recipiente de 2 galones.

— Vierte la mezcla en una botella atomizadora y rocía en los puntos de entrada y las áreas de tu casa donde encuentres heces de ratas o ratones.

— No utilices la mezcla en alfombras,  ya que puede decolorarlas.

7. Toallitas para secadora

Coloca las toallitas en las áreas afectadas. Cámbialas una vez que el olor se desvanezca.

8. Bolas de naftalina

Las bolas de naftalina son buenas para alejar a los ratones, pero son tóxicas. Úsalas con moderación si tienes niños y/o mascotas, y asegúrate de que estén fuera de su alcance.

9. Adopta o compra un gato

get-rid-of-mice_2

Seguramente sabes que así es como los gatos empezaron a vivir con los humanos: atrapaban a los ratones en los lugares donde se almacenaba el grano. Así que déjalos hacer el trabajo que han estado haciendo durante miles de años – ve a tu refugio local y llévate a casa a un nuevo gatito para que sea un pequeño cazador.

Nota: este método no siempre funciona como se espera, porque algunos gatos son pésimos cazadores de roedores.

Fuentes: Everyday RootsHomeRemedyHacksHousewife How-Tos.

Share
Categorías: Vida

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds