Un grupo de Investigadores descubrieron en China los vestigios de una ciudad de aproximadamente 4.300 años de antigüedad, la cual cuenta además con una pirámide de 70 metros de altura y 24 hectáreas de base. El detalle del estudio arqueológico fue publicado en la revista Antiquity.

La estructura piramidal cuenta con 11 escalones de piedra y en su decoración se puede distinguir algunas figuras con forma de ojo y otras con rostros mitad humanos, mitad animal, lo que para los arqueólogos podría representar un especial valor religioso.

En la parte más alta de la pirámide se encontraron palacios, los cuales podrían haber servido para alojar a los gobernantes. En los alrededores del lugar estaban situados quienes se dedicaban a las artesanías.

En el antiguo complejo también se descubrieron zonas donde se realizaban sacrificios humanos. A la entrada de un muro exterior fueron hallados seis pozos ocupados con cabezas humanas decapitadas, que se presume pertenecían a pobladores de la ciudad vecina que caían presos.

Shimao, como se conoce el lugar, hace buen tiempo que ya era conocido por los investigadores, no obstante pensaban que la ciudad tan solo era parte de la Gran Muralla China, en parte porque hasta entonces no se habían hecho excavaciones extensas.

Los hallazgos apuntan a que el lugar pudo haber constituido una parte importante del núcleo económico y político de la antigua China.

Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más