Muchos de los hombres y mujeres de las fuerzas policiales realizan pequeños actos de bondad todos los días, mientras que casi no reciben ningún reconocimiento. Sin embargo, de vez en cuando recibirán un especial “gracias” que hace que su arduo trabajo valga la pena.

Un día, el sargento Wayne Faircloth de Asheboro, Carolina del Norte, estaba haciendo su ronda habitual cuando se encontró con un autobús escolar averiado al lado de la interestatal. Cuando Wayne se detuvo para ver cómo podía ayudar, descubrió que el autobús estaba lleno de estudiantes del programa Exceptional Children’s de una escuela del condado de Randolph.

Los niños se dirigían a un evento de las Olimpiadas Especiales cuando repentinamente el autobús se detuvo a un lado de la carretera. Los niños tenían miedo y frío, así que Wayne entró en acción.

Fuente: Wikimedia Commons.

Wayne fue a su patrulla y sacó unas cobijas que tenía para emergencias. Mientras los niños se envolvían en las cálidas mantas, Wayne estaba sorprendido por la alegría y el consuelo que les había traído este pequeño acto.

“Los niños estaban emocionados por sus mantas”, le dijo a KHOU.

Después de ver cuánta felicidad habían traído las cobijas a los niños, Wayne decidió llevar su amabilidad un paso más allá. Regresé a mi auto y saqué algunos animales de peluche, ya sabes, les di eso, y estaban simplemente conmovidos”, dijo Wayne.

Fuente: KHOU.

Una vez que la compañía de transporte llegó con un nuevo autobús para los niños, Wayne asumió que era el fin de la historia… ¡pero los niños y sus maestros tenían otros planes!

Más tarde esa semana, llegó al trabajo y encontró un sobre grande con su nombre. Dentro del sobre había docenas de tarjetas de agradecimiento escritas por los estudiantes, agradeciéndole por sus esfuerzos de mantenerlos seguros y cómodos durante los momentos de necesidad.

Fuente: KHOU.

Estaba impresionado y emocionado mientras leía cada carta. Para él, este acto simbólico de bondad era sólo “un día de trabajo”, pero sabiendo el impacto que había tenido en esos niños significaba el mundo para él.

“Ver a los niños reaccionar, muchas veces no se sabe cómo tomarlo”, dijo. “Así que para ellos hacer esto significa mucho para mí”.

Fuente: KHOU.

Dice que planea guardar las cartas en una caja especial que usa para guardar notas de civiles. “Si he marcado la diferencia en una de sus vidas, he hecho mi trabajo”, dice con sencillez.

¡Bien hecho, Wayne! El mundo necesita más de este tipo de bondad! Comparte esta historia para inspirar bondad y compasión todos los días!

Share
Categorías: Uncategorized

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds