Camila, la líder de la Brigada Canina K-9 de Areco, fue la heroína del equipo de rescate que logró dar con los tripulantes del avión Mitsubishi LV-MCV que, desapareció el 24 de julio pasado, ¡el mismo día que debía jubilarse!.

Después de 12 años de servicio y de múltiples condecoraciones por su brillante labor, además de haber superado una batalla contra el cáncer, Camila, recibiría su último reconocimiento el sábado pasado. Sin embargo, la ceremonia fue suspendida de último momento.

Guillermo Testoni, el jefe del cuartel de Bomberos Voluntarios de Areco, decidió esperar, tras una llamada en la que le comunicaban que después de casi un mes de búsqueda, el avión desaparecido había sido localizado, en una zona del río Paraná Guazú cerca de la desembocadura con el río Uruguay en Entre Ríos.

“La ayuda de la Brigada Canina K-9 de los Bomberos Voluntarios de San Antonio de Areco fue clave”, afirma el periódico La Nación.

El lugar donde cayó el avión es un pantano difícil de penetrar, por lo que los investigadores se desplazaron en barcazas, cortando cañas para avanzar. “Una persona no puede pararse sobre la turba que flota en el río y que rodea lo que queda del avión”, explica dicha publicación.

Dadas las condiciones del terreno, decidieron usar perros y drones en la búsqueda de los tripulantes. Esta fue la razón por la que convocaron a los Bomberos de San Antonio de Areco, con base a unos 80 kilómetros de distancia del lugar.

Testoni sabía que Camila tiene aptitudes “fenomenales”, como describe él mismo. Es la única perra de rastreo del país certificada dos veces en Estados Unidos y con premios internacionales. Por eso decidió suspender su retiro, ya que si alguien podía encontrar a los tripulantes era ella.

.

Los tripulantes de la nave desaparecida eran Matías Aristi, hijo del dueño de la aeronave, Matías Ronzano y Facundo Vega (Cadena 3.com)

“Cuando la llevamos al lugar del accidente, Camila ladró y se sentó en la zona del cráter de la caída del avión. Ese ladrido significa presencia de restos humanos. Después la alejamos para ver si había más rastros en otra zona cercana, pero permanentemente Camila volvía al lugar de la cola del avión, que era lo único que sobresalía. No había dudas de que estaban allí adentro”, explicó.

Los investigadores siguieron esas pistas y el misterio fue resuelto. Lograron encontrar los cuerpos de los tripulantes.

“Según dijo Testoni, la Provincia se comprometió a hacerle una despedida con honores que se merece”, según La Nación.

Vaya que lo merece. Es increíble lo que estos animalitos pueden lograr en situaciones peligrosas y lo mucho que les debemos los seres humanos en ocasiones como ésta.

Share
Categorías: Uncategorized

Video