El papá y el crío, ¿futura estrella del baloncesto…? /REUTERS

El chino Bao Xishun, que ya tiene 57 años, mira el suelo desde 236 centímetros de altura y está considerado el hombre vivo más alto del mundo, según el libro Guiness de los Récords. Su retoño promete: la mujer de Bao, Xia Shujuan, dio a luz el pasado jueves 2 de octubre al hijo de ambos, que ha colocado la aguja de la báscula en 4,2 kilos, según ha informado la prensa local.

Tras contraer matrimonio el pasado año, Bao manifestó su deseo de ser padre de un niño que fuera tan alto como él para que pueda ser una estrella del baloncesto en el futuro, y que no padezca los mismos problemas de espalda que impidieron al progenitor cumplir el sueño de la canasta cuando era joven.

El bebé nacido en un hospital de la ciudad de Zunhua (provincia de Hebei, norte del país) puede colmar los deseos del feliz papá, pastor de la etnia mongola -de hecho, dice ser descendiente directo de Gengis Khan- que es una celebridad en China, donde participa con frecuencia en actos promocionales y de publicidad. Calza un 61 de pie.

Este año el gigante chino perdió durante un tiempo su récord en favor del ucraniano Leonid Stanyk, que alegaba medir un buen ‘palmo de gigante’ más, nada menos que 2,57 metros; pero Guinness le quitó el honor al europeo por su negativa a medirse en presencia de sus inspectores.

Share
Categorías: Vida

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds