Dicen que servir en el ejército crea una hermandad. Hay un vínculo especial que se forma a través del servicio juntos.

Incluso mucho después de sus años militares, los veteranos están dispuestos a hacer lo que se necesita para cuidar a sus hermanos. No dejan a nadie atrás.

Cuando Phillip Rochette se graduó de la escuela secundaria, él sabía exactamente lo que iba a hacer con su vida. Él se alistó en los infantes de marina, y dedicó su vida al servicio.

Facebook: Denise Rochette.

La hermana de Rochette, Denise, siempre admiraba a su hermano. Dijo que amaba a Dios, a los marines, y luego a todo lo demás.

Recientemente Rochette se enfermó. Necesitaba a sus hermanos a su lado.

A principios de julio, comenzó a tener fuertes dolores de cabeza. Las cosas sólo empeoraron cuando empezó a vomitar.

Denise sabía que había algo seriamente mal, así que llamó al 911. En la ambulancia, Rochette tuvo un terrible derrame cerebral.

El golpe dejó Rochette en muy mala forma. Fue puesto en el apoyo de vida, y su familia se vio obligada a tomar una decisión difícil.

Decidieron que era correcto quitarle el apoyo vital. Estaba siendo mantenido vivo por una máquina, y eso no era manera de vivir.

Cuando los buenos deseos publicaron en Facebook sobre la condición de Rochette, Denise a menudo comentaba de nuevo a ellos. En una conversación en particular, Denise expresó su deseo de que algunos marines vengan a despedirse de su hermano.

La conversación fue compartida a través de Internet, y lo que resultó es alucinante. Cientos de marines viajaron de todas partes del país para despedirse de su hermano. “Es el final de su reloj, es hora de que él se vaya a casa, así que lo tomaremos de aquí”, dijo un hermano de Marina.

Es una cosa hermosa ver a la hermandad en acción. Denise y su familia están tan agradecidos por lo que muchos Marines han hecho – que sólo desea Rochette fue capaz de verlo.

Share
Categorías: Uncategorized

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds