La maravillosa obra escultórica, de Juan de Bolonia, ubicada en la villa diseñada y construida por el arquitecto Bernardino Buontalenti en 1579, por encargo de Francisco I de Médici, Gran Duque de Toscana, representa a un venerable y mítico personaje.

Además del ingenio artístico del gigantesco monumento, se destaca el contenido, porque dentro se encontraron diversos aposentos, que desde afuera pasan desapercibidos por completo.

Se trata de una red de grutas en su interior, con paredes recubiertas de conchas, corales, perlas y cristales que añaden arte y distinción a los acabados. Adicionalmente consta de dos fuentes de agua en funcionamiento.

Modelo a escala de las grutas ocultas en la escultura

En la cabeza una cámara da espacio a las ejecuciones musicales de una pequeña orquesta.  También aloja en su interior una chimenea que, al encenderse, hace que el coloso arroje humo por la nariz.

Su poderosa mano aplasta la cabeza de un monstruo que escupe agua por la boca.

Conocido como el Colosso Dell Apenino, con una altura de 12 metros, se erige a 12 kilómetros de la ciudad de Florencia, junto a un lago, y ha dado forma humana a los montes Apeninos italianos.

No dejan de sorprendernos las impresionantes obras de arte creadas por los genios del renacimiento en algunos países europeos.

Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds