Para este joven, el espíritu navideño está verdaderamente vivo cuando se dispone a esparcir un poco de alegría. Observa las inestimables reacciones de aquellos con los que se cruza.

Elijah Foster y sus amigos conducían por Minneapolis y St. Paul en Navidad, tratando de esparcir la alegría y el amor a las personas sin hogar, alimentando a esas desafortunadas almas que luchan en las calles. La mirada en sus rostros y la poca esperanza que aparece en sus ojos lo dice todo.

La Navidad puede ser una de las peores épocas para los que viven en la calle. Muchos recuerdos les invaden: los hogares destrozados, las parejas perdidas o quizás la separación de sus hijos. Así que Elías se propuso ayudar a darles un impulso, y muchos están agradecidos por su ayuda.

“Las sonrisas en sus rostros fueron la mejor parte”, dice.

videoPlayerId=5755f0583

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Esta linda noiva libanesa reflete sua felicidade máxima com uma dança muito graciosa