A finales de la Segunda Guerra Mundial, unos documentos privados que pertenecían a Heinrich Himmler cayeron en manos del Ejército Rojo.

Este importante testimonio estuvo juntando polvo en un archivo ruso, como tantos otros informes, durante setenta años.

Clasificado como Dnevnik (diario) y olvidado en un archivo militar ruso en Podolsk, al sur de Moscú, volvió a ver la luz en 2013.

De acuerdo con Nikolaus Katzer, director del Instituto Histórico Alemán en Moscú, es “un documento estremecedor de una importancia histórica excepcional”.

Se trata de los diarios oficiales de Heinrich Himmler, el arquitecto del Holocausto.

Pero, ¿quién fue Heinrich Himmler?

Nacido en Múnich en 1900, era ingeniero agrónomo de profesión y un ultranacionalista alemán por influencia paterna.

En 1929, Hitler le puso al frente de las “Escuadras de Defensa” que constituían su guardia personal, las Schutzstaffel o SS.

Himmler hizo de ese grupo armado la base de su poder.

Tras el acceso de Hitler al gobierno (1933), Himmler fue nombrado jefe de la policía política (Gestapo) en 1934.

Convirtió a la SS en el cuerpo de élite del Reich, que controlaba tanto los campos de concentración como el conjunto de la policía alemana.

Fue responsable, por tanto, de la sangrienta represión de disidentes y opositores que realizaron los nazis, así como también en la persecución contra los judíos.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) terminó de completarse su poder, al ser nombrado Comisario del Reich para la Defensa y Reforzamiento de la Raza Alemana.

Se ocupó desde entonces de la implantación de poblaciones «arias» en los territorios conquistados en Europa oriental, así como de la campaña de exterminio de los judíos en los países controlados por el ejército alemán.

La extraordinaria crueldad con que la SS dirigió el asesinato de millones de judíos europeos respondió a las órdenes personales de Himmler, metódicamente interesado en los detalles técnicos de la operación.

Desde que el curso de la guerra se volvió en contra de Alemania, Himmler, nombrado ministro del Interior en 1943, inició contactos con el enemigo para salvar su vida.

Enterado de su traición en los últimos momentos de la guerra, Hitler le expulsó del Partido Nazi.

Trató de escapar disfrazado, pero, tras ser detenido por el ejército británico, se suicidó ingiriendo una cápsula de cianuro, en 1945.

Ahora bien, el documento de unas mil páginas que durante décadas estuvo arrinconado en un archivo soviético, ofrece detalles escalofriantes sobre la ajetreada y muy “productiva” vida diaria del jerarca nazi:

-Reuniones con burócratas, con generales de las SS, con líderes extranjeros como Benito Mussolini.

-Visitas a los campos de concentración, entre ellos Auschwitz, Sobibor y Buchenwald.

-Un masaje que recibió antes de ordenar la ejecución de diez polacos.

-Se encargó de propiciar el entrenamiento de perros en la SS para mantener separados a los prisioneros de Auschwitz.

Sin embargo, el diario también describe al jefe nazi disfrutando de actividades menos criminales, como jugar a las cartas, contemplar el firmamento o mirar una película.

“Himmler era un monstruo de las contradicciones. Por un lado fue un despiadado ejecutor que pronunció sentencias de muerte y que planeó el Holocausto.

Por otro lado fue un meticuloso cuidador para la élite de las SS, para su familia, amigos y conocidos”, afirma Matthias Uhl, historiador y director de este proyecto de investigación sobre los diarios de Himmler, según recoge International Business Times.

Una de las notas, publicada en Bild, hace referencia a un discurso que hizo Himmler antes líderes de la SS en la ciudad ocupada de Poznan:

“Entre nosotros podemos hablar de ello abiertamente, pero nunca lo hablaremos en público. Me refiero a la evacuación de judíos, la extinción del pueblo judío“.

En conclusión, en los diarios, Himmler describe con absoluta parsimonia la consecución de horrores inimaginables junto con actividades banales.

Quizás, porque para este monstruo la vida de aquellos a los que consideraba inferiores era un hecho de lo más “banal”, una molestia que había que erradicar.

 

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Pequenos “gatinhos do deserto” são filmados. Eles são tão lindos!