Melissa Gibson no pensó nada acerca de publicar una foto de ella misma en un vestido brillante besando a su novio, Jonathan. ¿No es eso lo que la gente feliz hace cuando está enamorada?

No tenía ni idea de que la foto de Año Nuevo despertaría una controversia bastante superficial. Casi inmediatamente después de su publicación en Instagram, un montón de ciberbullies atacó su foto. ¿Su lógica maligna? Que es demasiado “gorda” para su “delgado novio”.

Es increíble ver que la gente escriba algo tan grosero y que esperan lograr algo que no sea herir los sentimientos. Es como si esperaran que Melissa viera sus comentarios e inmediatamente terminara con Jonathan.

Fuente: Instagram.

Bueno, eso no es lo que pasó. Ni mucho menos. En vez de eso, Melissa se defendió de los comentarios abusivos.

Fuente: Instagram.

Publicó otra foto de esa noche, con un reflexivo pie de foto.

“Cuando tomas una foto en un vestido brillante al lado del hombre que amas hace que la gente comente sobre tu cuerpo, cuestione tu relación y lo juzguen por amarte. Nuestra relación es bonita. Incluso ambos sabemos lo natural y correcto que se siente. Y si el mundo no nos deja en paz, seguiremos luchando por nuestro amor, por nuestro espacio, por nuestro derecho a ser vistos, aceptados sin cuestionar y respetados”.

Ella también señaló lo tonto que es que su felicidad realmente le moleste a la gente.

“Somos exactamente lo que el otro quiere, ¿y adivinen qué? Nuestros cuerpos son parte de eso”.

Fuente: Instagram.

Desde entonces, Melissa ha recibido una gran cantidad de apoyo. Sólo podemos esperar que los crueles agresores hayan aprendido a pensar antes de escribir.

También es importante recordar que el amor no es algo que se pueda ocultar. Todos merecemos ser amados y ser felices, y debemos sentir alegría por aquellos que tienen esto, no envidia.

Si esta historia te inspira, por favor compártela para difundir el mensaje.

Share
Categorías: Uncategorized

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds