Para un padre no hay nada como escuchar el dulce sonido de la voz de su hijo por primera vez. Un “arrullo” o un “ahh” es tan precioso, especialmente en esos primeros meses de vida.

Y, de la misma manera, cuando un bebé oye la voz de mamá o papá, trae consuelo a sus oídos. Cuanto más tiempo proporcionen esas voces una sensación de seguridad, más importantes serán.

Pero, ¿qué sucede cuando un niño nace con pérdida de audición? El mundo debe parecer un lugar confuso, lleno de luces e imágenes sin sonido.

La comunicación también es difícil. Para un bebé que no tiene buenas habilidades motoras, el lenguaje de señas es un desafío y como cualquier otro lenguaje, toma tiempo dominarlo.

Para algunos, hay esperanza gracias a la invención de los audífonos y los implantes cocleares.

¿Y para un infante que no ha experimentado el sonido de la voz de sus padres?

Estos dispositivos proporcionan lo más parecido a un milagro. Pregúntale a los padres de Audrey Williams.

En 2012, Paul y Alexandra Williams se enteraron de que su hija había nacido con una discapacidad auditiva. Tomó ocho largos meses y una cirugía, pero la espera valió la pena el día en que se activaron los implantes cocleares de Audrey.

Mira como ella escucha la voz de mamá y papá claramente por primera vez. Su reacción te producirán lágrimas.

videoPlayerId=fda3eed18

Ad will display in 10 seconds

“Audrey”, dice su padre detrás de la cámara. Cuando ella mueve la cabeza a un lado y lo encuentra, su mamá no puede contener las lágrimas.

“Me conmovió mucho”, dijo el Dr. Paul Williams en un artículo. “Esa fue probablemente la primera vez que oyó mi voz en su vida”.

Qué dulce recuerdo para una familia increíblemente dulce. La sonrisa de Audrey, con la boca abierta, es una sonrisa que nunca olvidarán.

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds