Los niños y el pastel son una combinación desordenada y divertidísima.

Por eso se inventó el “smash cake”: ¿qué mejor manera de celebrar los primeros años de vida de una niña que celebrando la ocasión con un alto contenido de azúcar y un alborotado hecho con pastel?

Fuente: Erin Myers

Parte de la diversión se debe a que los niños probablemente no han experimentado lo delicioso que son los pasteles, o no tienen conciencia clara de las calorías y no son conscientes de la cantidad de glaseado que hay por todas partes de su cuerpo.

Una vez que lo descubren les encanta, y tratan de conseguirlo sin importar dónde estén o a quién pertenezca. Este es un ejemplo excelente. Su nombre es Juliet, tiene tres años y le encanta el pastel de chocolate.

videoPlayerId=24b441075

Ad will display in 10 seconds

“Dime qué necesitas hacer”, dice su mamá.

Juliet se queda quieta, con las manos en la espalda. Se hace la que no sabe, pero el chocolate en la mitad de su cara la delata.

“¿Necesitas lavarte las manos?”, pregunta su mamá. “Uh huh,” responde ella.

“¿Comiste pastel?”, sigue interrogándola. Juliet responde con un rápido “no”, ignorando el hecho de que ya es obvia la verdad.

Share
Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds