En las redes sociales siempre hay imágenes que capturan lo más fuerte y elocuente de los sentimientos humanos y exactamente esto fue lo que pasó con la foto de un cadete que no pudo contener sus lágrimas en su graduación con honores como miembro del US Army (Ejército de los Estados Unidos). Aún ataviado con su honorable uniforme de gala militar y una pose totalmente seria y marcial, Alix Schoelcher Idrache parecía tener una mezcla de sentimientos en su interior que solo alguien con una historia de superación personal como la que él vivió, puede saber.

< src="https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fnbcnightlynews%2Fposts%2F10154294136073689%3A0&width=800&show_text=false&height=497&appId" width="800" height="497" frameborder="0" scrolling="no" data-mce-fragment="1">

Idrache nació en Haití, un país muy empobrecido en donde la mayoría de las personas no puede permitirse tener los normales y humanos sueños de lograr tomar una carrera en algún campo e intentar llegar a la cima. Pero para Alix, nada de esto importó y su esfuerzo al final fue coronado con la victoria:

En este momento, estaba abrumado con emociones. Tres cosas vinieron a mi mente que me hicieron botar esas lágrimas: la primera, de dónde vengo, la segunda, en dónde estoy y la tercera, a dónde voy.

Este talentoso y valiente joven se graduó entre los primeros lugares en una promoción con 953 cadetes. Este joven, nacido y criado en Haití, vio a los soldados estadounidenses muchas veces durante su infancia llevando ayuda humanitaria a su empobrecida nación. Fue justo ahí en donde comenzó su sueño de convertirse en parte del Ejército y además, en un piloto.

< src="https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FDeptofDefense%2Fphotos%2Fa.203596715718.161918.114648515718%2F10155377991310719%2F%3Ftype%3D3&width=800&show_text=false&height=437&appId" width="800" height="437" frameborder="0" scrolling="no" data-mce-fragment="1">

La gente de donde yo vengo no crece para convertirse en pilotos. No sueñan con volar un helicóptero, es algo que no se hace… No hay aviación, no hay helicópteros y no hay escuelas de aviación en mi país.

Pero su vida comenzó a cambiar en 2009 cuando el padre de Alix Schoelcher Idrache emigró hacia los Estados Unidos para buscar mejores oportunidades para su familia y Alix terminó uniéndose a la Guardia Nacional para lograr su graduación en una brillante carrera militar. Ahora se siente orgulloso de formar parte de un selecto grupo de seres humanos:

Hombres que lograron superar las adversidades y liberar a Europa del fascismo y el nazismo.

< src="https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Farmyaviationmuseum%2Fphotos%2Fa.389588317744835.78189.380581991978801%2F1111082448928748%2F%3Ftype%3D3&width=800&show_text=false&height=493&appId" width="800" height="493" frameborder="0" scrolling="no" data-mce-fragment="1">

En la actualidad, Alix sigue adelante con su carrera y cada vez más cerca en especializarse como piloto, algo que según sus propias palabras, no hará más que seguir haciéndolo más humilde y agradecido y honrado por lo que podido lograr.

Fuente: HuffPost.

videoPlayerId=aef067ebc

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Vida

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más