Una familia quería acercarse a la vida salvaje, así que decidieron hacer un viaje a África, aunque no pudieron acercarse muchos más de lo que hubieran querido en el río Chobe en Botswana.

Estaban haciendo una excursión guiada en barco cuando vieron un enorme elefante en el agua, hurgando pacíficamente entre algunas malezas flotantes.

Su-An Marais no pudo resistirse de capturar el inesperado momento: sacó su teléfono y empezó a grabar. Fue entonces cuando el animal, de repente, se giró y los miró directamente.

Fuente: Kruger Sightings/YouTube.

Aunque mucha gente sabe que los elefantes son criaturas complejas y con una excelente memoria, tal vez sea un hecho menos conocido que ellos, a pesar que pesan varias toneladas, también son nadadores bastante hábiles, que justamentes lo que la familia Marais descubrió tiempo más tarde.

“Aunque estábamos muy cerca del elefante, parecía estar comiendo tranquilo en el río. ¿Qué podría salir mal?”, preguntó Su-An Marais a Últimos Avistamientos. “Quiero decir, ni un elefante adulto puede nadar tan rápido en aguas tan profundas, ¿verdad?”.

Fuente: Kruger Sightings/YouTube.

En unos pocos golpes el enojado mamífero estaba justo al lado del bote donde estaban las personas que filmaban el terrorífico momento. A pesar que el guía había apagado el motor para no molestarlo con el ruido, el animal claramente no parecía estar de acuero con su presencia, y se los dejó claro.

Las imágenes del teléfono se sacuden repentinamente mientras el elefante sigue adelante y le da al bote unos cuantos empujones fuertes en la dirección en la que venía.

La familia consiguió lo que vino a buscar, se acercaron a los animales que amaban. Pero también fueron educados por uno.

“Claramente estábamos demasiado cerca para sentirnos cómodos”, dijo Marais.

videoPlayerId=650274c2d

Ad will display in 09 seconds

Fuente: Kruger Sightings/YouTube.

Fuente: thedodo.com.

Share
Categorías: Animales

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más