En un mundo tan consumista, con tanto desperdicio resultante, es importante que empecemos a tomar conciencia de la basura que generamos.

Según la antigua tradición china, fundada en la espiritualidad, el bien es retribuido con el bien y el mal con el mal. También conocido como “karma”, eso que hacemos siempre tiene una vuelta.

Si acaso consumes algo, por ejemplo, y no te haces cargo de sus restos, no estás siendo lo suficientemente responsable de medir sus consecuencias. No hacen falta grandes gestos para colaborar con la preservación ambiental. En el detalle también está la esencia de las cosas. Sin tirar descuidadamente los papeles, envoltorios y botellas al suelo, ya es comenzar por algo.

En el karma, lo que vuelve es la intención que lleva el corazón. ¡Reciclemos para transformar al mundo en un lugar mejor!.

videoPlayerId=d9a9f1780

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Vida

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds