Cuando Christian Moullec vio que estos ánsares chicos tenían dificultades para migrar de Alemania a Suecia en 1995, se hizo a los cielos para ayudarlos. En la actualidad, siempre que el tiempo lo permite, vuela junto a las aves casi a diario.

Este hombre francés de 58 años, meteorólogo de oficio, no empezó como piloto. Pero inspirado por un zoólogo austriaco conocido como «el hombre que caminaba con los gansos», Moullec adaptó un avión ultraligero de dos asientos para volar junto a la especie vulnerable y guiar a las aves a través de una ruta migratoria más segura. Ahora, entre marzo y octubre, lleva consigo a turistas para volar junto a las aves. De este modo, mantiene vivo su proyecto de conservación.

Share
Categorías: Vida

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds