Cuando a tu hijo se le diagnostica una enfermedad terminal durante la infancia, puede ser difícil mantener la fe.

La familia Tanner de Dillon, Carolina del Sur, sabe muy bien cuán fácil sería caer en la negatividad y permitir que el dolor y el miedo se apoderen de sus vidas. A su hijo Lincoln, que tiene solo 14 meses, le han diagnosticado una forma rara y terminal de epilepsia llamada convulsión parcial migratoria maligna de la infancia (MMPSI). No se espera que viva más allá de la primera infancia.

Fuente: Facebook.

Abby y Justin Tanner han pasado toda la corta vida de Lincoln dedicados a cuidarlo. En un momento, el bebé experimentó hasta 200 convulsiones por día.

Fuente: Facebook.

Abby tiene un blog, así como una página de Facebook llamada Lincoln’s Road, para mantener a las personas al tanto de su progreso. “El proceso de la discapacidad de Lincoln es desafiante en todos los sentidos”, dice, “pero sabemos quién nos guía”.

Fuente: Facebook.

Es la gran fe de Tanner lo que les impide revolcarse en el dolor. “Tienes que mirar las cosas buenas de la vida y debes abrazarlas y no dejarte atrapar por este ciclo de dolor y desesperación”, dijo Abby.

Fuente: Facebook.

La pareja está acostumbrada a pasar horas en el hospital mientras Lincoln recibe atención neurológica por su condición. En una de esas visitas al Duke Cancer Center, Abby vio un piano en un área de pacientes. Se sentó, con Lincoln durmiendo pacíficamente junto a ella en su carrito, y comenzó a tocar una canción lenta y emotiva.

Fuente: Facebook.

Abby cantó “Never Enough”, una canción original escrita por el cantante de “The Voice”, Loren Allred. Ella tiene una hermosa voz para cantar, pero es la emoción sincera detrás de la canción la que mueve las fibras del corazón. Puedes sentir el amor que fluye de la madre hacia su hijo; una devoción que no se ve afectada por su pobre salud y su pronóstico devastador.

“La música simplemente comunica cosas que las palabras no pueden”, explicó ella. “Simplemente me sana el corazón para poder tocar y cantar”.

Estoy tratando de contener la respiración

Déjalo de esa manera

No puedo dejar que este momento termine

Has adornado un sueño conmigo

Volviéndolo más fuerte ahora

¿Puedes escucharlo haciendo eco?

Toma mi mano

¿Compartirás esto conmigo?

Porque cariño sin ti

Todo el brillo de mil focos

Todas las estrellas que robamos del cielo nocturno

Nunca serán suficiente

Nunca es suficiente

Las torres de oro son todavía demasiado pequeñas

Estas manos podrían sostener el mundo pero 

Nunca es suficiente.

Fuente: Facebook.

Los empleados del Duke Cancer Center escucharon a Abby tocar y grabaron un video del emotivo momento entre madre e hijo. Después de que el hospital cargó el vídeo en su página de Facebook, Abby se sorprendió al descubrir que el vídeo se había vuelto viral.

Fuente: Facebook.

“Sabes, fue solo un momento entre él y yo, y no fue hasta que levantamos la vista y vimos a un grupo de personas aplaudiendo, que supimos que había alguien más allí, realmente lo disfrutaron”, dijo ella.

Fuente: Facebook.

Qué tributo encantador. Abby espera que la popularidad del video aumente la conciencia y, por lo tanto, la investigación, para apoyar la rara enfermedad de Lincoln.

Mira el vídeo a continuación y compártelo para enviar buenos pensamientos y buenos deseos al pequeño y a su familia.

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds