Cada vez que nace un nuevo bebé en una familia, los niños mayores están celosos de ellos o los aman muchísimo. Sin embargo, esta publicación es sobre un niño de 4 años con síndrome de Down, Kent, que se apresura en el hospital para reunirse con su hermano recién nacido Noah.

Kent incluso le trajo un osito de peluche azul como regalo. La madre estaba tan contenta de verlo tan emocionado. El padre lo sentó en la cama del hospital para que sostuviera a Noah en su regazo.

Incluso le hizo cosquillas en los pies por diversión. Mira cómo este niño de 4 años con síndrome de Down juega con su hermanito menor.

videoPlayerId=58357d993

Ad will display in 10 seconds

Share
Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds