El proyecto HAARP (Hard Frequency Active Auroral Research Program) es un misterioso programa compartido entre la Fuerza Aérea y Naval de los Estados Unidos, cuya supuesta finalidad es el estudio del clima.

Sus instalaciones de investigación se encuentran en Alaska y consisten en 180 antenas que trabajando en conjunto conforman  como una antena gigante que podría generar alrededor de un billón de ondas de radio de alta frecuencia.

Los pulsos emitidos artificialmente estimulan a la ionosfera creando ondas que pueden recorrer grandes distancias a través de la atmósfera inferior y penetran dentro de la Tierra.

Entre otras cosas, esto podría servir para encontrar depósitos de misiles, túneles subterráneos, o comunicarse con submarinos sumergidos, por ejemplo.

El HAARP, con sus cientos de millones de vatios de potencia, se puede considerar como un verdadero “calefactor” de la alta atmósfera, provocando una tremenda ionización que puede acarrear consecuencias imprevisibles, y que gracias a su efecto “espejo”, podría dirigir sus efectos hacia cualquier zona del planeta.

¿Esto significa que puede  elegir qué parte del Planeta destruirá?

El propio creador del proyecto, el doctor Bernard Eastlund, admitió que su invento podría controlar el clima de todo el mundo.

Se cree que el proyecto HAARP podría utilizar las ondas electromagnéticas para manipular el clima, a tal grado de crear múltiples desastres naturales, incluyendo terremotos y tsunamis.

También existe la creencia de que tuvo algo que ver con  el intenso terremoto que  sacudió el centro y el sur de México en febrero del 2018.

Existen cientos de  testimonios de testigos que,  instantes previos al sismo,  pudieron observar extrañas luces en el cielo nocturno.

Estos extraños fulgores quedaron en suspenso en la esfera celeste durante el sismo  y se mantuvieron aún después de de finalizado el mismo.

Los testigos filmaron dicho fenómeno, que los científicos atribuyen a triboluminicencia.

Pero no solo en México se han observado estas extrañas luces que coinciden con los sismos.

También en los más recientes terremotos  Chile, China, Haití y Guatemala pudo constatarse el mismo fenómeno luminiscente.

 ¿Coincidencia?

¿Fenómenos naturales?

¿Es el proyecto HAARP, de algún modo y en alguna medida responsable de esto?

Lo cierto es que, cuando está en funcionamiento, sus ondas de baja frecuencia emiten luces al contacto con la tierra, especies de auroras y cambios en el color del cielo.

¿Es el Proyecto HAARP (Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia)  un gran experimento científico que beneficiará a la humanidad?

¿O se trata de la peor arma de destrucción masiva jamás creada?

videoPlayerId=6f03d41ab

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más