Los bebés son regalos preciosos para el mundo, pero a veces estos llegan cuando menos los esperamos. Las historias sobre mujeres embarazadas que dan a luz a bebés mientras compran en una tienda, vuelan en un avión o se sientan en la comodidad de su hogar son sólo algunos ejemplos de estos partos no planeados.

La mayoría de las futuras mamás rara vez planean tener a su bebé sin la ayuda de un obstetra/ginecólogo capacitado. Sin embargo, ocurren situaciones imprevistas y afortunadamente para algunas, resultan en finales felices.

Shannon Geise, una madre con 5 hijos de Arizona, de 31 años de edad, experimentó su propia e inesperada bendición el miércoles 8 de noviembre. Todo empezó alrededor de la medianoche cuando rompió fuente.

Geise rápidamente comenzó a prepararse para otro nacimiento. La mujer embarazada logró hacer las maletas y ducharse antes de ir a un hospital en Phoenix.

Con su hijo menor en el asiento trasero, Geise condujo de prisa por el camino. Faltando pocos minutos para llegar al hospital, sus contracciones se intensificaron.

Se vio obligada a detenerse porque el dolor era insoportable. Geise le dijo a KSAZ-TV que pronto se dio cuenta de que “involuntariamente, estaba empujando” al bebé hacia afuera.

Lo que comenzó como sentir contracciones, pronto se convirtió en parto completo. Geise decidió que lo único que quedaba por hacer era dar a luz en su coche.

Geise estaba totalmente sorprendida al ver emerger la cabeza de su bebé. Pero, ¡se necesitaron dos empujones más antes de que finalmente llegara!

“Empezó diciendo: ‘Voy a llegar a tiempo para obtener una epidural, luego fue como: Voy a llegar al hospital’, luego fue: ‘Sólo necesito llegar allí porque él ya estaba afuera'”, dijo.

Después de dar a luz con éxito a un bebé varón por su cuenta, Geise marcó al 911. Posteriormente, el departamento de bomberos local publicó una grabación de la conversación.

“Acabo de dar a luz a un bebé en mi coche”, se oyó a Geise decir. Luego explicó cómo conducía a solas con su hija y no necesitaba de una ambulancia para que la llevaran.

En vez de eso, decidió terminar el viaje al centro médico. “OK, el bebé está llorando, bien. Eso es bueno, voy a llamarlos y les haré saber”, contestó el operador.

A su llegada, ella y sus dos pequeños fueron recibidos por personal médico de emergencia. Se determinó que su bebé era un niño sano, con un peso de unos 2,7 kilos.

En una declaración a ABC News, el hospital declaró lo honrados que estaban de responder a una situación tan urgente. Estamos orgullosos del cuidado que le dimos a Shannon y a su bebé cuando llegaron a nuestro hospital, y les deseamos un futuro feliz y saludable”, escribieron.

Share
Categorías: Vida

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds