Fortuitamente, dos extraños, un hombre y una mujer, se enamoraron después de concebir y dar a luz a su hijo mediante fecundación in vitro (FIV). Ellos se casaron en un día ventoso de verano con un espectacular telón de fondo de la costa, con su propia hija como la niña de las flores.

Aminah Hart, de Melbourne, Australia, perdió a sus dos hijos, Marlon y Louis cuando eran recién nacidos, debido a un trastorno genético llamado miopatía miotubular ligada al cromosoma x.

Incluso después de sufrir una pérdida tan devastadora, Aminah, de 42 años, continuó deseando una familia, sin embargo, cualquier niño que ella tuviera tendría una probabilidad de 1 de cada 4 de tener la fatídica condición. Decidió someterse a la fertilización artificial para concebir.

Ella siguió adelante con la FIV y la bebé Leila nació el 14 de agosto de 2012. La nueva madre nunca podría haber imaginado que el nacimiento de su hija sería el catalizador para encontrarse con el hombre de sus sueños.

La madre de Aminah, Helen, decidió buscar quién era el padre, y encontró una foto del Sr. Andersen, un entrenador de fútbol, ​​que tenía características similares a las de Leila. Helen persuadió a su hija para que se pusiera en contacto con la clínica para ver si el señor Andersen podría estar interesado en conocer a su hija. Resultó que lo estaba.

Credito: Facebook | Woman’s Day.

Después del primer cumpleaños de Leila, sus dos padres se conocieron, y al instante se enamoraron. El Sr. Andersen le propuso matrimonio en la fecha del nacimiento de Louis, hijo de Amina.

“Salió a buscar leche con Leila y volvió con un anillo de compromiso, lo cual fue una verdadera sorpresa porque usualmente, pasé los aniversarios de su muerte y cumpleaños como un día tranquilo”, dijo Amina a Daily Mail.

Un año más tarde, en un hermoso día de verano en diciembre, se casaron en Sorrento, Victoria, rodeado de 130 de sus amigos y familiares más cercanos. La boda en la playa de verano fue realizada teniendo como fondo los acantilados que pasaban por alto un océano azul chispeante.

Captura de pantalla de un vídeo | Dailymail.

La Sra. Hart compartió el sentimiento inicial de su hija con la perspectiva de su matrimonio y de su padre. “Ella no estaba interesada al principio y seguía diciendo “no puedes casarte con mi madre”, pero terminó atrapada en todo y fue la más divina niña de flores”. Leila llevaba un hermoso vestido de novia de encaje blanco con una flor blanca en sus rizos oscuros.

Captura de pantalla de vídeo | Dailymail.

El Sr. Andersen también agradeció a su suegra, por haber organizado la reunión fortuita que se convirtió en matrimonio.

Aminah también reconoció los esfuerzos de su madre: “Mi madre ha sido el viento en mis velas cuando pensé que el barco se iba a voltear y al final, ella me ayudó a llevarme a Scott”.

Aunque Aminah admite que fue excepcionalmente buena suerte haber conocido al hombre de sus sueños después de haber tenido a su hija, ella dice que “realmente no cree en el destino”. Puede parecer fortuita, no obstante.

Credito: Facebook | Aminah Hart.

“La atracción entre nosotros habría estado allí si tuviéramos la oportunidad de reunirnos, pero cuando o dónde eso hubiera sucedido sin Leila es un misterio”, dijo el Sr. Andersen.

Share
Categorías:Historias

Video