La mujer, que habría muerto en el siglo XII, se conservó casi a la perfección en la capa de permafrost y salió a la luz este año durante el verano del hemisferio norte.

Un grupo de arqueólogos recuperó este mes los restos de una momia en el norte de Siberia, en Rusia, cuyas facciones se encuentran casi perfectamente conservadas y hasta ostenta su pelo, pestañas y dientes.

La mujer tendría unos 35 años al momento de su muerte y midió unos 1,55 metros, informó el sitio The Siberian Times. Los investigadores creen que fue un miembro importante de una de una tribu de cazadores que vivió en la zona durante el siglo XII.

La mujer fue ubicada con los pies hacia el río Gorny Pouly, lo que se cree que una decisión por motivos religiosos, en el sitio arqueológico de Salejard, la única ciudad rusa bajo el círculo polar ártico. El resto de las personas enterradas en ese sitio son hombres y niños.

“Hay apenas unos huesos mal conservados, lo que no nos permite determinar el sexo [de la momia] pero por su cara podemos decir que era mujer. Esto cambia radicalmente nuestro concepto del cementerio”, explicó el arqueólogo Alexander Gusev, del Centro de Investigaciones del Ártico.

Entre las rarezas que aparecieron en la tumba se encuentran la máscara y los anillos de cobre que cubrían a la mujer en su tumba de permafrost (la capa de hielo eterno que se ve cada vez más amenazada por el cambio climático).

Además, la mujer tenía unos aros de cobre a los costados de la cabeza, que estaba perfectamente envueltos con mantas, los aros y corteza de árbol.

Share
Categorías: Uncategorized

Video