Kinsie Johns es una maestra que trabaja en una escuela en Georgia, Estados Unidos. Como todos sabemos, lidiar con una clase de niños nunca es fácil, pero ella lo llevaba bastante bien: sus alumnos la querían y ella los quería a ellos. Por eso se sorprendió mucho al escuchar que en el ambiente tan bueno que había creado en su clase, había una niña de la que se estaban riendo.

La señorita Johns descubrió que una de las alumnas de su clase estaba triste porque varios de sus compañeros estaban molestándola por el peinado que llevaba: el denominado “Space Buns”, moños del espacio, esto es, dos moñitos en la parte de arriba de la cabeza.

¿Qué pasó? Que empezaron a llamarla “Chica espacial” por llevar ese peinado tan… especial. Pero Kinsie sabía que no podía quedarse de brazos cruzados y, en vez de regañar a sus alumnos, maquinó un plan para enseñarles una lección mucho mejor.

Y es que nadie se esperaba que…

…¡Ella también apareció al día siguiente en clase llevando el mismo peinado!

“Ella estaba radiante cuando me vio”, cuenta Kinsie en una publicación en Facebook en que anima a sus estudiantes a ser ellos mismos. “Está bien ser diferente, ¿por qué encajar cuando naciste para destacar?”. Al día siguiente, eran sus estudiantes los que tenían una sorpresa para ella: ¡Todas las niñas llevaban su mismo peinado!

Copiando a su compañera y a su maestra, sus alumnos aprendieron que ser diferente no tiene por qué ser malo ni, ni mucho menos, motivo de risa. Todos en su escuela aplaudieron esta original lección, ¿qué opinas tú de ella?

Share
Categorías: Vida

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds