Prodigar amor y cuidados a todos los seres vivos debería ser una virtud en todos los seres humanos. Al menos, es lo que siente esta cabra, cuando con tanto cariño la cepillan. ¡Realmente lo disfruta! Y de verla, hasta dan ganas de que así mismo te consientan.

© Video Screenshot

No solo lo disfruta sino que además, otra cabra también desea que le cepillen. Esta es una buena forma de poder darle un delicioso masaje de cuello y cara.

Por naturaleza los chivos o cabras son un poco nerviosos, así que le ha asentado de maravilla estas caricias con el cepillo azul.

La paleontóloga Pat Shipman descubrió que hay registros de la relación del ser humano cuidando animales de hace 2 millones seiscientos mil años, como lo expresa en su libro “La conexión animal”. Y cómo a través del tiempo, aprendió a separarse de los animales que le podrían causar daño y de aquellos con los cuales entablar una relación de beneficio mutuo.

© Video Screenshot

El desarrollo de los mismos humanos no sería el mismo si no tuviéramos estas interacciones con los animales. Estamos acostumbrados a tener perros y gatos como mascotas y, aunque otros animales no lo sean tanto, las relaciones de afecto o de empatía que se pueden generar, han ayudado al hombre incluso a adquirir conciencia en el cuidado de todas las especies.

Así que tal vez un poco de cepillado, después de todo, sea algo más que solo un masajito o un poco de cariño.

videoPlayerId=9c9bbd229

Ad will display in 09 seconds
© Video by Storytrender

Share
Categorías: Animales

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds