Para celebrar, para protestar, como homenaje o como síntoma de apoyo, en los últimos años el formato de “flashmob” se ha puesto de moda, ya que es muy efectivo para materializar acciones colectivas que persiguen un mismo objetivo.

En esta oportunidad, se organizó un flashmob en el que se convocó a participar a la Orquesta de “Hans-Sachs” y la Orquesta Filarmónica de Nuremberg, en la Lorenzkirche, en Nuremberg, el 14 de junio de 2014.

Todo comenzó con una niña que, al ver a un músico en la calle, también quiso interpretar alguna pieza musical junto a él.

Así que empezó a tocar con su flauta dulce “Oda a la alegría” (Ode an die Freude), que forma parte de la Novena Sinfonía d  Ludwig van Beethoven, el cuarto movimiento, el final glorioso de esta creación completada en 1824.

Oda a la Alegría fue adoptada como el himno de Europa por el Consejo de Europa en 1972, y posteriormente reafirmado a través de la Unión Europea. 

En esta ocasión, al dúo se le empezaron a sumar el resto de los integrantes de la orquesta y la música comenzó a despegar por el lugar.

Por su puesto, la gente que circulaba por allí, también se quedó a mirar. Es que es una melodía tan hermosa que, interpretada en la fuerza de una orquesta, conmueve a todos profundamente.

No es casual que tenga tanto poder de convocatoria. Oda a la alegría es realmente un himno y su letra es gloriosa. A continuación, los dos primeros versos:

¡Alegría, hermosa chispa de los dioses hija del Eliseo! ¡Ebrios de ardor penetramos, diosa celeste, en tu santuario!

Tu hechizo vuelve a unir lo que el mundo había separado, todos los hombres se vuelven hermanos allí donde se posa tu ala suave.

¡Qué mejor que verlo en este video!

videoPlayerId=505ed1084

Ad will display in 09 seconds

 

Share
Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Mira compilación de estos perritos haciendo reír a sus dueños a carcajadas