Los animales tienen una especie de magia que no se puede comparar con nada. Solo estar en su presencia puede ser tan relajante. Cuando llegues a casa después de un largo día de trabajo, sólo acurrucarte con tu gato o perro puede hacer que todo el estrés desaparezca. No son solo los adultos los que parecen disfrutar de su compañía. Incluso los bebés sienten su presencia tranquilizadora.

El bebé Connar estaba siendo muy quisquilloso. No paraba de gritar sin razón alguna. Mientras tanto, su gato Stewie lo vigilaba muy de cerca.

Fuente: YouTube

Después de que el llanto no paró, Stewie tomó el asunto en sus propias manos, ¡literalmente! Comenzó a acariciar la cabeza del bebé tiernamente. Como por arte de magia, el niño se quedó callado de inmediato.

Fuente:  YouTube

Con la pata del gato en la cabeza, el pequeño se calmó e inmediatamente se quedó dormido. Quizás el gato estaba enviando vibraciones relajantes al bebé a través de su lenguaje corporal. De cualquier manera, realmente funcionó. Esto es casi mágico, ¿no?

Echa un vistazo a su entera interacción a continuación:

videoPlayerId=7ea30fd41

Ad will display in 09 seconds

¿Este vídeo te dejó atónito? ¡Compártelo con todos tus seres queridos!

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds