¡Esta es la historia de un perro llamado Rooney y cómo masticó los anteojos de su dueña y los escondió en el jardín después de recordar que su dueña los usa regularmente! ¡Por unos días, ella no pudo encontrarlos sin importar dónde buscara y luego decidió ir a mirar en el patio trasero y ahí es donde estaban! ¡ella cogió sus gafas y volvió a entrar a regañar a su bola de pelos!

¡Tan pronto como ella lo llama, él aparece como si su dueña estuviera a punto de darle una golosina! ¡Pero luego la vio sosteniendo sus anteojos y su reacción fue increíble! ¡Fue como si dijera “¡Está bien, no fui yo, está bien, tal vez lo fui, pero no fue realmente!”.

¡Echa un vistazo a este chistoso vídeo!

videoPlayerId=ee23e2298

Ad will display in 09 seconds

¡¿Qué tal?! ¡Típico! Es común que los perros mastiquen cosas y luego las escondan para que nunca los pillen, pero Rooney, ¡es adorable! No olvides compartir esto con tus amigos.

Share
Categorías: Animales

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds