Seguro has oído hablar de la controvertida política de no tener más de un hijo por matrimonio, que impuso el partido comunista chino a principios de 1980.

En 2016, el régimen chino observando un alarmante envejecimiento de la población decidió cambiar su discurso y animar a las parejas a tener “dos hijos”.

En este período, se registraron más de 336 millones de abortos “legales” en China (se desconoce el número de los realizados en la clandestinidad). Entre los que se encontraban muchos abortos forzados, esterilizaciones masivas de la población…

Muchas parejas no se sentían capaces de acabar con la vida de sus hijos, y optaban por darles una oportunidad. Los tenían en secreto hasta verse obligados a abandonarlos. Esto, tristemente, se convirtió en una práctica habitual, que consumía de remordimiento a los padres.

La historia que te mostraremos a continuación, retrata un caso real, acontecido hace dos décadas.

Unos padres desolados abandonan a su bebé en un mercado, con una nota: “Nuestra hija Jingzhi nació a las 10 de la mañana del día 24 del séptimo mes del calendario lunar, 1995. Nos hemos visto obligados por la pobreza y los asuntos del mundo a abandonarla. ¡Oh, pedimos piedad a los corazones de padres y madres lejos y cerca!”

“Gracias por salvar a nuestra hijita y llevarla a su cuidado. Si los Cielos tienen sentimientos, si el destino nos une, entonces permítanos encontrarnos en el Puente Roto de Hangzhou en la mañana del Festival Qixi dentro de 10 o 20 años”.

Este vídeo relata el desenlace de esta vibrante e inspiradora historia, que conmovió al mundo entero.

videoPlayerId=cc3481dc5

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds