La labor de un entrenador de cualquier deporte no se restringe a enseñar buenas tácticas de juego o a dar una visión clara de la estrategia que desea implementar, la labor de un buen entrenador se acerca también a la manera cómo motiva y enseña a sus deportistas.

De hecho, muchos de los grandes deportistas se han formado gracias a la motivación que recibieron de sus primeros entrenadores. Entrenadores que fueron capaces de movilizar la fuente de todo triunfo que es la mente.

No obstante, si la mente no tiene los lineamientos que le permitan actuar en conformidad a principios morales claros los triunfos se convertirán en trofeos sin ningún significado, en historias vacías incapaces de trascender.

Entonces un entrenador que va más allá se involucra en la formación de principios para que a su vez estos principios dirijan la parte emotiva de la persona y finalmente su plano físico pueda fortalecerse y dar el rendimiento necesario.

El entrenador Carter, representado por Samuel L. Jackson, es ese tipo de coach integral que procura los triunfos de la mente sobre los impulsos en sus estudiantes, lo que los capacita para ser realmente triunfadores en sus respectivas funciones. Te invitamos a ver una de sus enseñanzas en el vídeo que está en la parte superior de esta página.

videoPlayerId=7a864fcb3

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds