Ya sea que lo admitan o no, tus padres tienen un hijo favorito. Si te enfrentas a ellos sobre esto, lo negarán. “Los queremos a todos por igual”, dirán mientras piden a un niño que lave los platos mientras el otro ve la televisión cómodamente.

Como primer hijo, es más que probable que creas que tus padres prefieren a tu hermano menor. Mientras tanto, si eres el más joven, probablemente pensarás que nunca serás igual a tu hermano mayor o hermana.

Para resolver el problema, un estudio intrincado ha producido evidencia para resolver el debate de una vez por todas.

El estudio interrogó a 384 hermanos, con una diferencia de edad de no más de cuatro años entre ellos. Los investigadores hicieron a estos participantes una variedad de preguntas para evaluar qué hermano recibió un trato preferencial.

En una pregunta, pidieron a los hermanos que explicaran cómo sentían que sus padres los trataban, y si sentían algún trato diferencial. De ser así, se preguntó a los participantes si esto afectó o no a su confianza.

Junto con los hermanos adolescentes, los investigadores también cuestionaron a sus padres. Su investigación reveló que un asombroso 74% de las mamás y el 70% de los papás confesaron tener un favorito.

Sin embargo, en lo que respecta a los resultados de los niños, hubo un giro inesperado…

Los resultados del estudio revelaron que los hermanos más jóvenes a menudo sentían que sus padres estaban inclinados hacia el primogénito, lo que a su vez bajaba su autoestima porque se sentían incapaces de competir.

Mientras tanto, se encontró que el hermano mayor tenía un sentido inflado de confianza porque fueron los primeros en llegar a etapas vitales de la vida -como graduarse de la universidad- y por lo tanto se sentían superiores a su hermano.

Durante el estudio, los hermanos mayores reconocieron que sentían que sus padres los preferían, lo cual se basaban en el hecho de que habían sido los primeros en triunfar en la vida.

Estos resultados sorprendieron a Katherine Conger, miembro del equipo de investigación de la Universidad de California, que llevó a cabo el estudio.

“Me sorprendió un poco”, dijo. “Nuestra hipótesis era que los niños de más edad, nacidos antes, se verían más afectados por percepciones de trato diferenciado debido a su condición de ser los hijos mayores en la familia”.

Los resultados, por supuesto, sólo son objeto de un estudio y no necesariamente el caso en cada hogar. A veces un hermano tiene una mejor relación con sus padres como adulto y termina convirtiéndose en el favorito más adelante en la vida.

El hermano mayor no está garantizado que sea el favorito de la familia, pero no se puede negar que, al menos inicialmente, tienen una afiliación más fuerte con sus padres porque son los primeros en experimentar cosas en la vida.

Pero también se pueden cometer errores con la crianza del hijo mayor. Los padres pueden aplicar lo que han aprendido de su primogénito a sus próximos hijos. Esencialmente, ¡pueden entregar perfección la segunda vez!

Al final del día, los padres pueden preferir ligeramente un niño a otro. Pero, a menos que seas un niño prodigio, no hay nada que puedas hacer que haga que tus padres te quieran más de lo que ya te quieren.

Share
Categorías: Uncategorized

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds