Los Huskies son perros muy enérgicos a los que les encanta correr y jugar todo el tiempo. Así que cuando uno pierde la función de sus piernas, puede ser desgarrador.

Kane es un viejo Husky y como con cualquier criatura viva, con la vejez vienen los huesos más débiles, la artritis y una multitud de otros problemas. Kane sufrió un destino peor que huesos más débiles. Un día, sus piernas traseras dejaron de funcionar completamente.

Fuente: YouTube/KRONC27.

Incluso el intentar ponerse de pie le causó a Kane mucho dolor y sufrimiento. El veterinario dijo que era demasiado viejo para someterse a una cirugía y que los analgésicos eran sólo una solución temporal. Así que su dueño tuvo que pensar en una forma alternativa de ayudar a Kane.

Fue entonces cuando se le ocurrió una idea brillante. Decidió introducirlo en la terapia de agua. Todos los días lo llevaba a nadar a su piscina. ¡La ingravidez del agua significaba que podía moverse y estar libre de dolor!

Fuente: YouTube/KRONC27.

Todo lo que tomó fue un par de días de terapia en la piscina y Kane comenzó a mostrar signos de mejoría. Pronto, las piernas de Kane empezaron a trabajar de nuevo y pudo volver a caminar. ¡Qué milagro!

Es a la vez hermoso y asombroso ver al perro confiado flotar amorosamente en los brazos de su padre.

Haz clic en el siguiente vídeo para ver cómo este cariñoso dueño ayuda a su perro a recuperar la funcionalidad de sus patas.

videoPlayerId=98187a379

Ad will display in 09 seconds

Por favor COMPARTE esta historia con un amigo o familiar.

Share
Categorías: Animales

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más