El nuevo pastor asignado a una congregación se disfrazó de vagabundo y entró a la iglesia sin decir nada.

Estuvo merodeando las instalaciones por media hora…

Solo una persona lo saludó.

Pidió limosna para la comida, pero nadie le dio nada.

Se sentó en el santuario pero le pidieron que se retirase al fondo.

La gente, ya sentada, escuchó con atención lo que anunciaban:

“¡Un nuevo pastor en la congregación asumiría ese día sus funciones…!”.

La multitud aplaudió expectante.

El “vagabundo” que estaba en el fondo se levantó y se dirigió hacia el altar…

¡El nuevo pastor! ¡Qué impacto generó!

¿A qué reflexión los motivó?

videoPlayerId=0bccc83c1

Ad will display in 10 seconds

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds