Chad estaba con los preparativos para comenzar el vuelo.

De pronto escuchó tras de sí un murmullo y vio que en la puerta de la cabina se asomaba un niño.

“Pasa”, le dijo Chad a Sam.

El rostro del pequeño se iluminó.

En vísperas de Navidad, el piloto comprendió que éste sería un buen gesto para la ocasión, así que lo invitó a sentarse junto a él.

El capitán aún no había llegado pero cuando vio a Sam en su lugar, también fue amable, le sonrió y lo invitó a encender el avión…

¡Qué felicidad llevaba Sam!

Al día siguiente Chad recibió una carta que le tocó profundamente el corazón…

¿Qué mensaje contenían esas palabras?

Seguramente un bello regalo.

Tanto es así que quiso compartirlo para que también tú lo recibas hoy…

¡Es momento de que lo abras!

videoPlayerId=be3d83667

Ad will display in 10 seconds

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds