Un niño se sentía muy avergonzado de su madre, porque ella tenía un solo ojo. El niño no la quería ni ver y mucho menos que la vieran con ella.

Un día cuando llegaba de la escuela, su mamá salió a recibirlo y cuando sus amigos la vieron se quedaron pasmados.

Él le reprochó y lloró, sentía que la odiaba en su interior.

Al siguiente día todos sus amigos se burlaron de él y le decían que tenía una mamá anormal.

Él simplemente no podía hacer a un lado, todo ese odio que sentía por ella, y ahora quería que lo tragará la tierra.

“¿Por qué la tierra no se la traga a ella para así no sentirme más avergonzado?” pensaba el niño.

El tiempo pasó y el niño ahora hecho un adolescente, se había esforzado en sacar las mejores notas y conseguir una beca en el extranjero para alejarse de ella.

Cuando estaba a punto de abordar el avión, lo llamó un primo a decirle que su madre estaba inconsciente en el hospital.

De repente, un mar de emociones lo abrumaron. “¿Por qué sentía todo eso si la odiaba?” se preguntaba.

Cuando llegó al hospital, su vida dio un giro por completo. Él descubrió el más grande secreto de su madre… y no pudo para de llorar…

Mira en el video de la parte superior, esta bonita historia que te hará reflexionar sobre la importancia de valorar a las personas que tenemos a nuestro lado, realmente por lo que son.

videoPlayerId=20fe1b8e3

Ad will display in 10 seconds

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds