videoPlayerId=bc5892f10

Ad will display in 09 seconds

Mientras que muchos niños y niñas de todo el mundo inventan excusas para no ir a la escuela durante un día, estos niños y niñas de China están decididos a ir a la escuela incluso cuando sus vidas están en juego.

Un grupo de niños de Liangshan, Sichuan, China, tienen que hacer frente a peligrosos viajes entre sus hogares y la escuela porque su aldea está muy aislada del mundo exterior.

Estos pequeños tienen que escalar un acantilado de 800 metros en su camino hacia y desde el internado una vez cada dos semanas.

Suben por el acantilado usando las escaleras no aseguradas de enredaderas al lado del empinado acantilado.

Los niños, de entre 6 y 15 años, viven en una “aldea de acantilados” situada en la cima de una montaña en el suroeste de China mientras su escuela está al pie de la montaña.

Sin embargo, ellos son supervisados por sus padres. Cada vez que suben o bajan, sus padres se turnan para recogerlos.

Se puede tardar una hora en bajar por este y hora y media en subir hasta su pueblo.

Es desgarrador ver cómo los infantes están decididos a poner sus vidas en juego por el bien de la educación.

Según los aldeanos, les gustaría que se construyera una carretera para garantizar un viaje más seguro, pero el gobierno dijo que los costos son demasiado altos.

Hasta entonces, estos pequeños tendrán que subir y bajar por las escaleras de vid para ir a la escuela.

Observa su típico viaje para llegar a la escuela subiendo y bajando por el acantilado.

Share
Categorías: Asombroso Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds