Una mujer ciega, de 92 años, que ha enviudado recientemente, entra a un hogar de ancianos para comenzar una nueva etapa en su vida.

Mientras entra en las instalaciones del lugar, con la guía de la enfermera, va recorriendo los espacios por los que irá transitando de ahora en adelante.

La cuidadora le daba detalles y le contaba lo que ella veía…

Sus descripciones buscaban ser objetivas y prácticas,

quizás con la intención de que así la ayudaría…

Pero resultó que esta anciana ciega le dio una gran lección ese día.

Le demostró que con un corazón agradecido uno puede ver más cosas en la vida.

¿Y tú? ¿Estás reparado para recibir también un regalo de cortesía?

videoPlayerId=99059b66c

Ad will display in 10 seconds

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds