La Dama Blanca de África, también llamada Dama de Maali, es una gigantesca figura femenina esculpida en el monte Loura, al norte de Guinea Conakry, cerca de las fronteras de Senegal y de Mali.

Es uno de los descubrimientos “conflictivos” porque ni la Historia ni la Arqueología Oficial han podido situarla en un período determinado.

El geólogo italiano ángelo Pitoni descubrió esta imponente escultura en  1997,  cuando buscaba yacimientos de diamantes.

No se ha podido determinar si fue tallada por la mano del hombre o es el resultado de la erosión, aunque esto último parece poco probable al encontrarse en una región con escasos vientos y pocas partículas abrasivas capaces de modelar el risco de granito en el que se encuentra.

Lo extraño es que este coloso posee un rostro caucásico, muy diferente a los rasgos de la fisionomía africana.

Tampoco se ha podido datar con exactitud su edad, que inicialmente se cifró en 5.000 años, pero nuevos análisis parecen indicar una antigüedad en los sedimentos superficiales que podrían llegar hasta los 25.000.

Para la ciencia, la Dama Blanca es un incómodo misterio, aunque  demasiado grande para ser ocultado en un cajón del escritorio.

Como si fuera poco, este no fue el único hallazgo de  Pitoni; previamente, había realizado otro descubrimiento sensacional: “las piedras azules” o “piedras del cielo”.

Según el Instituto de Ciencias Naturales de Ginebra, el material de estas piedras es artificial, lo cual implica, que alguien tuvo que sintetizarlas de algún modo desconocido hace miles de años.

Cabe preguntarnos por qué no se le dio trascendencia a tan importantes descubrimientos.

Más detalles interesantes  en el Vídeo.

 

Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más