Las prisiones pueden servir al bien o al mal. Por un lado, las cárceles pueden impedir que los delincuentes dañen a la sociedad, mientras que por otro lado, pueden ser herramientas para que los gobiernos autoritarios destruyan a personas inocentes, consideradas como “enemigos del Estado”.

En los países libres, las prisiones son más comúnmente utilizadas por los sistemas de justicia penal para hacer cumplir las leyes y castigar a los delincuentes. A pesar de que tales instalaciones están reguladas por leyes y los presos tienen derechos, estas cárceles son, sin embargo, lugares donde el Estado restringe las libertades, y eso nunca es algo placentero.

©Wikimedia (L)(R).

Pero las cosas comienzan a verse un poco más macabras cuando empezamos a hablar de Estados autoritarios donde la gente no es libre y donde los gobiernos están por encima de la ley; esos son lugares donde la gente no tiene derechos y es despojada de su humanidad, lugares donde el sufrimiento no tiene fin… se vuelven como el infierno en la Tierra.

Nos gustaría hacer del mundo un lugar mejor, así que debemos arrojar luz sobre estas tinieblas oscuras. Después de todo, las buenas personas son impotentes para luchar contra el mal que pasa desapercibido.

Así que, sin más preámbulos, aquí hay 5 de las peores cárceles del mundo:

5. Prisión de la Sabaneta, Venezuela

La cárcel de la Sabaneta en América del Sur es considerada una de las cárceles más violentas del mundo. En 1994, un violento tiroteo en la cárcel provocó la muerte de 108 reclusos. Al año siguiente, la violencia en la cárcel causó 196 muertos y 624 heridos.

La instalación, diseñada para albergar a 15.000 prisioneros, está superpoblada y actualmente alberga a unos 25.000 reclusos. En promedio, solo hay un guardia por cada 150 presos, y los reclusos se quedan solos para dirigir su propia comunidad basada en el dominio.

El expresidente venezolano Hugo Chávez una vez llamó a Sabaneta “la puerta de entrada al quinto círculo del infierno”.

©YouTube Screenshot | NPR.

©Blogspot | unitravelers.

4. Cárcel de Tadmor, Siria

La prisión militar de Tadmor en Palmyra, Siria, fue una de las cárceles más notorias del mundo. Tadmor significa “destrucción”, y en árabe, el término denota muerte, tortura, horror y locura.

Aquí, según se informó, miles de disidentes políticos fueron sometidos a extensos abusos contra los derechos humanos, torturas e incluso ejecuciones sumarias. Un informe de 2001 de Amnistía Internacional calificó la cárcel de la “desesperación, tortura y trato degradante”.

La prisión fue destruida en 2015.

©Reddit | claudeandmaddie.

©Blogspot | unitravelers.

3. Campo 22, Corea del Norte

El campo de concentración Hoeryong, conocido como Campo 22, en Corea del Norte, está completamente aislado del mundo exterior y es uno de los lugares más terribles del planeta. Dirigido por una dictadura comunista, encarcela a la mayoría de los presos políticos, que a menudo son personas inocentes, no criminales, que son etiquetados arbitrariamente como enemigos del Estado.

Debido al régimen hereditario norcoreano, incluso los familiares de los enemigos del Estado, incluidos los niños, son encarcelados durante tres generaciones. Algunos nacen en los campos, mientras que otros sufren toda su vida allí.

En los años noventa, se estimaba que en el campo 22 había 50.000 prisioneros. Los prisioneros son sometidos a torturas, trabajos forzados e incluso experimentos médicos crueles e innecesarios. Este campo es solo uno de una red de campos de concentración en todo el país, donde, según se informa, centenares de miles de personas están encarceladas.

Desafortunadamente, apenas podemos rascar la superficie de lo que ocurre en este lugar infernal. Abajo hay algunas ilustraciones de ex prisioneros del Campo 22 que escaparon. También puedes ver Killing Fields de Corea del Norte en YouTube.

©Google Earth

©YouTube Screenshot | Joshua Stanton.
©YouTube Screenshot | Joshua Stanton.

2. Centros militares de trasplante de órganos en China

Aunque técnicamente no son prisiones, estos centros de trasplantes son instalaciones ilegales para alojar a miles de desaparecidos.

Desde el año 2.000, los practicantes de la disciplina milenaria de la Escuela Buda, Falun Dafa, son considerados como “una amenaza” por el Partido Comunista Chino, a pesar de que son ciudadanos promedio que practican meditación y sostienen valores tradicionales.

Cientos de miles son perseguidos y enviados a campos de concentración por toda China, a menudo sin siquiera un juicio previo. Más tarde, terminan en centros de trasplantes, donde son asesinados y sus órganos sustraídos y vendidos.

En junio de 2016, una investigación de 10 años de duración concluyó que estas detenciones masivas facilitó que aquellos que practican Falun Dafa se convirtieron en un “banco de órganos vivos” para los centros de trasplantes (principalmente hospitales militares) en toda China. Los investigadores han testificado ante parlamentos y gobiernos de todo el mundo.

Sobre la base de los datos disponibles y las pruebas incriminatorias, se estima que hasta 1,5 millones de prisioneros (probablemente practicantes de Falun Dafa no culpables de crímenes reales) han sido asesinados en este sistema de “banco de órganos vivos”. La venta de órganos, según los investigadores, ha sido y es extremadamente rentable, con algunos hospitales acumulando centenares de millones de dólares.

©End organ pillaging.

©Epoch Times.

1. Campo de trabajo de Masanjia, China

El campo de trabajos forzados de Masanjia, situado cerca de Shenyang, provincia de Liaoning, en China, es probablemente la prisión más horrible del mundo, con sus brutales métodos de tortura, trabajo esclavo y condiciones de vida infernales. Desde 1999, comenzó a encarcelar a prisioneros religiosos, en su mayoría practicantes de Falun Dafa, a menudo sin juicio previo.

Contra los practicantes de esta disciplina Espiritual utilizan crueles métodos de tortura para forzarlos a abandonar su fe, métodos como porras de electrochoque, colgarlos del techo,”camas” y “bancos” de tortura, alimentación forzada, drogas que dañan los nervios, privación del sueño, confinamiento solitario a largo plazo, violación colectiva y otras formas de abuso indescriptible.

Se reporta que son sistemáticamente sometidos a análisis de sangre, aparentemente catalogados en un “banco” de órganos vivos de “donantes”.

Mientras que los tiempos de espera para obtener los órganos para trasplantes en Estados Unidos se miden en meses y años, los tiempos de espera en China, corazones, pulmones e hígado, se miden en días, incluso horas.

©Amnesty.

©Minghui.
Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más