¿Sabías que en la fragilidad y en la belleza de las alas de las mariposas se oculta una de las claves del aprovechamiento de la energía solar para el planeta?

De hecho, la tecnología espacial y el diseño industrial todavía están tratando de comprender y de emular la complejidad de las alas de una mariposa.

Recientemente, un equipo de investigadores de las Universidades de Pensilvania y Autónoma de Madrid, que desarrolla un programa para reproducir estructuras biológicas, ya ha conseguido construir difusores ópticos para paneles solares inspirados en las alas de las mariposas.

Por su parte, Science Advances ha publicado otro estudio realizado por científicos de Estados Unidos y Alemania, que han descubierto que las alas de las mariposas negras están cubiertas por unas escamas que son capaces de poder cosechar la luz solar en muchos ángulos y longitudes de onda.

Gracias a este estudio, se ha podido desarrollar una étnica que permite aumentar la absorción de las células solares hasta en un 200%.

Las alas de estas mariposa tienen estructura basada en crestas y pequeños agujeros que dan una estabilidad mecánica a la hora de cosechar a luz.

Para poder entender bien cómo funciona la absorción de luz gracias a estas alas, los expertos que trabajaron en esta investigación diseñaron un modelo en 3D de las nanoestructuras.

 Este modelo tiene imágenes en tamaño microscópica de las alas y gracias a ello se puede calcular la capacidad que tiene para absorber luz.

Los resultados mostraron un aumento del 200% en la absorción integrada en el modelo hecho con nanoagujeros.

En este sentido, las mariposas podrían ser la clave para desbloquear nuevas técnicas para hacer la energía solar más barata y más eficiente.

Además, de acuerdo con el suplemento de ciencia del europa press, expertos de la Universidad de Exeter han examinado las nuevas técnicas para la generación de energía fotovoltaica (PV), o formas para convertir la luz en energía.

En este caso, este estudio publicado en Scientific Reports se ha basado en el vuelo de las mariposas col blanca, que adopta  la postura en forma de V para maximizar la concentración de energía solar en su tórax.

“El biomimetismo en la ingeniería no es algo nuevo. Sin embargo, esta investigación realmente multidisciplinaria muestra vías para desarrollar energía solar a bajo costo, que se habían visto con anterioridad”, afirmó el profesor Tapas Mallick, principal autor de la investigación.

Al parecer, la subestructura específica de las alas de las mariposas permiten que la luz del sol sea reflejada con mayor eficiencia.

El equipo de científicos buscó formas de replicar este comportamiento, desarrollando material ligero y reflectivo que pudiese ser usado para la producción de energía solar.

Inspirados por las mariposas, los expertos también encontraron formas de mejorar los concentradores solares, para hacerlos significativamente más livianos y eficientes.

En conclusión, varios equipos científicos de todo el mundo están tratando de aprender y de replicar la asombrosa complejidad de las alas de las mariposas, una maravilla de la naturaleza creada por un arquitecto e ingiero insuperable: nuestro Creador.

Share
Categorías: Naturaleza

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds