Durante los últimos 8 años he estado fotografiando en el área de San Francisco y he estado absolutamente obsesionado con la niebla. Es para lo que vivo día y noche y lo que define mi estilo fotográfico.

Compruebo las webcam, satélites y otros pronósticos para poder levantarme siempre y marcharme. Incluso tenemos un pequeño grupo de unos 20 de nosotros conocidos como los “fanáticos de la niebla” donde nos mantenemos informados todo el tiempo tan pronto como la vemos llegar.

¡Recientemente en mis estudios sobre la zona he descubierto algo increíble! Durante los meses de verano, cuando la niebla se crea a partir de altas cantidades de calor interior, se vuelve demasiado alta para fotografiarla en la zona de la bahía (incluyendo el puente del Golden Gate), ya que normalmente está por encima de 300 metros y el puente se encuentra a 227 metros.

Además, como viene del Océano Pacífico, la costa es bastante inestable. Así que la única opción es llegar a los puntos de mayor interés, siendo uno de los mejores el monte Tamalpais, que se encuentra a 783 metros.

El monte Tam te permite estar “por encima de todo” y es literalmente el cielo en la tierra, te sientes en la cima del mundo o casi como en un avión que mirara hacia abajo sobre las nubes.

Lo que descubrí en cientos de viajes es que, cuando la niebla se desliza y está a la altura y densidad perfectas, creará movimientos ondulantes a medida que contornea la tierra. Aquí es donde acuñé el término “Olas de Niebla”, ya que literalmente se parecen a olas que asemejan al océano.

Descubrí que al jugar y experimentar con diferentes velocidades de obturación en mi cámara, se puede congelar el movimiento o acentuar el flujo y eso lo hace más mantecoso y suave. Todo esto se hace “con la cámara” y no en Photoshop.

Hago esto poniendo filtros oscuros conocidos como filtros de densidad neutra o ND que engañan a la cámara para que piense que es de noche, forzando una velocidad de obturación más larga.

Haciendo esto es como soy capaz de conseguir estos efectos suaves y a veces disparo durante 2 minutos dependiendo del flujo. Demasiado largo y puede convertirse en papilla, demasiado corto y será demasiado matizado.

Fotografiar niebla es un estudio y requiere mucha paciencia, preparación y conocimiento de la zona para captarla, ya que es muy difícil de detectar. Al final, sin embargo, fotografiarla siempre vale la pena y ¡las vistas sobre el monte Tamalpais son literalmente algo de ensueño!

Más información: Instagram | nicholassteinbergphotography.com | Facebook.

Share
Categorías: Uncategorized

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds