Después de un accidente que le cambió la vida, es difícil saber qué dirección tomar.

El 10 de abril de 2012, el soldado del ejército de los Estados Unidos Travis Mills estuvo patrullando durante su tercera gira en Afganistán cuando su vida cambió en un instante. Cuando Travis bajó de un Jeep, pisó un dispositivo explosivo improvisado (IED) que al instante le arrancó el brazo izquierdo y la pierna de su cuerpo. Días más tarde, su esposa, Kelsey, se vio obligada a firmar un documento que le permitía a los médicos amputar sus otras dos extremidades porque estaban dañadas irreparablemente.

Fuente: Facebook.

De repente, Travis sufrió una amputación cuádruple, y no estaba seguro de qué haría con su vida a partir de ese momento.

Con lágrimas, le dijo a Kelsey que tomara a su pequeña hija Chloe y lo dejara para comenzar una nueva vida. “Simplemente vive una vida feliz”, le dijo, “porque ya no tengo mucho valor”.

Fuente: Facebook.

Kelsey le dijo en broma: “Sí, estaba pensando en eso… Pero en el estacionamiento para discapacitados, ya sabes”. Luego, dejando de lado las bromas, le dijo que no iría a ninguna parte.

“Así no es como funciona esto”, dijo Kelsey con firmeza.

Travis dice que tener a su familia a su lado fue lo único que lo inspiró a seguir. “Al mirar a mi esposa y a mi hija, pensé: ‘Si van a estar allí conmigo, voy a mejorar. La única razón por la que mejorar vale la pena es por ella'”.

Fuente: Facebook.

Después de que fuera visitado por un veterano del ejército que también sufrió una amputación cuádruple, se dio cuenta de que todo era posible; solo tenía que aprender a vivir con su nuevo cuerpo. El compañero veterano le dijo: “Yo camino, manejo, hago casi cualquier cosa que quiera hacer. Y tú también puedes”.

Travis pasó los siguientes 19 meses aprendiendo cómo vivir sin sus extremidades. Tenía que aprender a hacer todo solo, desde comer e ir al baño hasta conducir un automóvil.

Fuente: Facebook.

“Estaba enojado, molesto y avergonzado. Preguntándome cómo iba a ser un buen padre y esposo“.

Travis y Chloe aprendieron a caminar al mismo tiempo y él está decidido a hacer que su discapacidad no fuera un problema para ella tanto como fuera posible.

Fuente: Facebook.

Ahora, Travis y Kelsey también tienen un hijo llamado Dax. El papá juega con sus hijos y lleva a Chloe a baile de padre e hija en su escuela.

Fuente: Facebook.

Además de sus deberes paternales, Travis también viaja por todo el país brindando charlas motivacionales. Su lema es “Nunca te rindas. Nunca renuncies”. También estableció la Fundación Travis Mills para ayudar a los veteranos heridos a recuperarse con sus familias.

¡Es un verdadero ejemplo de perseverancia frente a la adversidad! Mira el video a continuación, y asegúrate de compartirlo para alentar a todos tus conocidos a mantener la calma y continuar

.

videoPlayerId=4ff822273

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds