Una adolescente muy valiente que se enfrentaba a la muerte nos muestra que la belleza está en el interior. Ella ha motivado a otros a que se acepten a sí mismos y sean sinceros con su personalidad única.

Maddy Ritchie, de 19 años, de Australia, ha recibido una segunda oportunidad. Los médicos le dieron sólo tres meses de vida, pero ya han pasado 14 meses y recibió la noticia de que ya no padecía cáncer.

En octubre de 2015, cuando la joven tenía 17 años, notó un bulto en la pelvis. Pensó que era un quiste inofensivo. “Sólo habían pasado unas semanas después de graduarme del bachillerato. Estaba planeando mi futuro cuando me diagnosticaron cáncer de rabdomiosarcoma en etapa IV”, dijo a UNILAD.

“El tumor estaba en mi pelvis y medía 8 cm, el tumor estaba a sólo unos pocos centímetros de atacar mi vejiga, intestino, cuello uterino y muslo izquierdo”.

Ella dijo que se preocupó cuando el tumor empezó a abultarse y comenzó a ponerse amarillo y morado.

“También tenía muy poco aliento y tenía dificultad para respirar a veces, sufrí la pérdida de control tanto en la vejiga como en el intestino y apenas podía caminar, ni hablar de subir las escaleras; no tenía energía”, sijo la chica.

“Luego me hicieron una biopsia del tumor y me hicieron un escáner, y desafortunadamente era mucho peor de lo que me imaginaba. Nunca pensarías que es cáncer, ¿por qué lo harías?”

A Maddy le informaron que tenía un 4% de posibilidad de sobrevivir tres meses. Tuvo que someterse a un tratamiento intensivo de inmediato.

Los médicos le dijeron que el tumor era inoperable porque estaba demasiado cerca de sus órganos vitales.

“En ese momento nada parecía real, estaba paralizada. Inmediatamente entré en un lapso de tiempo en el que sólo quería sobrevivir, o simplemente quería poder vivir un poco más. Acababa de salir de la escuela y definitivamente no estaba lista para morir”, dijo ella.

La chica admitió que durante los primeros meses tuvo miedo y dijo que se relajaría meditando. “Después de casi las primeras 10 semanas de quimioterapia intensiva, tuve mis escáneres. Creí que para ese entonces el cáncer de alguna manera se había hecho más pequeño, y comenzaba a disminuir de tamaño”, dijo.

“Tenía razón, el cáncer se había reducido a más de la mitad. Mi médico estaba desconcertado, ya que nunca antes había visto una reacción tan tremenda y rápida con este tipo de cáncer”.

“Un peso enorme se me quitó de los hombros, la muerte ya no me acechaba ni me esperaba, al menos por ahora. Era un sentimiento indescriptible”.

“Ves los verdaderos rostros de la gente que te rodea, perdí a algunas personas en el camino, las cosas en común que teníamos se desvanecieron mientras yo cambiaba y otras personas también, sin embargo gané a otras personas y relaciones increíbles”.

Después de tratar de mantenerse tan fuerte durante tanto tiempo, dijo que aprendió que debía “destrozarse”.

“Nunca aceptaría mi cáncer por nada. Siento que casi me han dado una segunda oportunidad en la vida y que he despertado”.

Maddy expresó sus cualidades con un hermoso mensaje para otros que están pasando por momentos difíciles.

Crédito de foto: Facebook | Maddy Ritchie.

Share
Categorías:Vida

Video