Los accidentes ocurren. Pero cuando una mascota querida muere de algo que sus dueños nunca consideraron peligroso, es aún más desgarrador. Christina Young de Houston, Texas, compartió esta triste historia con la esperanza de salvar las vidas de sus adorables perros. Es una consejo y una advertencia que garantizará que tus mascotas este a salvo.

“Hace una semana, le di un beso de despedida a mi perro cuando salía a trabajar. Pero no tenía idea de que sería el última beso que le daría. Aunque todavía no puedo entender lo que sucedió, Christian y yo sentimos que tenemos la obligación de compartir lo que le pasó a con nuestro perro llamado Petey, con la esperanza de evitar que le suceda a cualquiera de sus perros.

Nos disculpamos por adelantado porque es muy difícil escribir sobre esto y estoy segura al leerlo te pondrás triste. El lunes pasado, Christian me recogió del trabajo para ir a casa, nuestro camino nos toma unos 10 minutos y me sorprendí al llegar y que Petey no saliera a saludar como de costumbre. Mientras entraba, vimos  a nuestro dulce niño sin vida con una estúpida bolsa sobre su cabeza. Él fue capaz de tomarla de mesa, y siempre nos culparemos a nosotros mismos por dejarla afuera.

“Se comió todas la papas, pero regresó por migajas… sin que quedara nada en el interior cada vez que comía más, el inhalaba haciendo la bolsa más y más apretada alrededor de su cabeza… finalmente resultando en asfixia.

    

“Petey era INTELIGENTE, así que no entendí por qué no pudo quitarse la bolsa con sus patas. Pero después de investigar, las estadísticas sobre la frecuencia con la que esto sucede son impactantes. Se reportan de tres a cinco ahogamiento de mascotas cada semana y el 42% ocurren mientras el dueño está en la habitación contigua. Solo toma unos tres minutos para que su oxígeno baje a niveles fatales. Con esto sucediendo tan a menudo, nos sorprendió la falta de conciencia sobre este tema. Especialmente porque yo era una mamá de perro muy sobreprotectora…

“De hecho, el 90% de los incidentes informaron que el propietario nunca había oído hablar de esto hasta que les sucedió (incluido nosotros). Las bolsas de chips, bolsas de cereales, las bolsas de pan, bolsas de palomitas de maíz, bolsas de comida para perros y gatos parecen ser las más comunes. Así que te pido que en honor a mi hijo Petey, tengas mucho cuidado: advierte a otros dueños de perros y bríndales un poco de amor extra hoy y todos los días. Rezo para que ninguno de ustedes tenga que experimentar un dolor en el corazón de esta manera”.

  

Young dice que desde que sucedió esto, ella ha estado viviendo su peor pesadilla: “No hay forma de describir la tristeza, la culpa y el vacío que sentimos en nuestros corazones y en nuestro hogar. Petey nos enseñó cómo amar de una manera completamente diferente de  como lo habíamos hecho antes. Él hizo a Christian, y me siento como una verdadera familia. Él siempre estuvo ahí para nosotros después de un largo día, hizo que levantarse temprano para el trabajo fuera mucho más agradable, y me hacia reír CADA día.

“Su personalidad no era como ninguna otra que haya visto en un animal, y a nuestros amigos y familiares les demostraba tanto amor. Les agradecemos a nuestros amigos y familiares que han estado cerca de nosotros. Realmente no podríamos haber pasado estos últimos días sin ellos. Pero sé que están de luto también porque cada uno de ellos tenía su propio vínculo especial con Petey.

  

“Daría cualquier cosa por hacer esto el lunes pasado otra vez para que él todavía pueda estar aquí con nosotros. Puede parecer una tontería para aquellos que nunca han tenido una conexión profunda con una mascota antes de que esto se rompa por perderlo. Pero honestamente ni siquiera lo consideramos ‘mascota’. Era nuestro bebé y nuestro compañero más leal. Un amigo me contó algo a lo que me aferré para consolarme: “Los perros vienen a nuestras vidas para enseñarnos cómo amar, y se alejan de nuestras vidas para enseñarnos sobre la pérdida. Y hasta que hayas amado a un perro de esta manera, parte de tu alma permanece sin despertar”. Entonces, a pesar de que estamos desconsolados, estamos tan agradecidos de que nos haya enviado para despertar nuestras almas por completo.

“No sé por qué tuvo que suceder esto, y duele muchísimo, pero soy fiel a que Dios nos mostrará una manera de fortalecernos y acercarnos a él. En el tiempo que estuvo con nosotros 1.5 años, nos cambió para siempre. El vínculo que los tres compartimos fue instantáneo, y como nada, lo sentí. Ojalá hubiera sido más largo. Te queremos mucho Papasito. Estarás en nuestros corazones por siempre. Hasta que nos encontremos de nuevo”.

Una pérdida tan devastadora. Nuestros corazones se rompen, Christina y Christian. Gracias por tener el valor de compartir tu pérdida con el mundo. El conocimiento es poder; y con suerte, la vida de las mascotas se salvarán gracias a su disposición  de  compartir su dolor.

Share
Categorías: Naturaleza

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds