Para algunos, las ciudades son un vicio; para otros, sin embargo, se convierten en una de sus peores pesadillas. Algo así le ocurrió a Ra Paulette, un artista que decidió irse a vivir a una zona desértica de Nuevo México, en Estados Unidos.

Fuente: DukeInfo / YouTube.

Por ser un artista, podría haber hecho muchas cosas en este sitio, pero realmente nadie imaginó que convertiría su “atípica” casa en una obra de arte.

Quizá te preguntes por qué era una casa atípica y la respuesta es muy sencilla: su casa es una cueva profunda de arenisca. Sin internet, sin carreteras, sin automóviles y sin todo lo que implica el desarrollo urbano.

Fuente: DukeInfo / YouTube.

Sin embargo, Ra no quiso que su casa fuera una cueva y ya, así que se dedicó a hacer lo que mejor puede hacer: esculpir.

Fuente: DukeInfo / YouTube.

Él comenzó a tallar poco a poco en cada piedra. De hecho, esculpió hermosas columnas que parecen árboles convirtiéndose en arcilla.

Fuente: DukeInfo / YouTube.

Luego, elaboró algunos muros, pero no eran simples tabiques de carga, sino que los convirtió en hermosas historias de la naturaleza.

Fuente: DukeInfo / YouTube.

Cada hoyo que tiene la cueva lo convirtió en un tragaluz natural, que le ilumina toda su cueva. Y claramente, en cada uno de ellos esculpió todo lo que venía a su cabeza.

Fuente: DukeInfo / YouTube.

También le dio carácter a su hogar. Él colocó muebles, pero todos combinados con las esculturas que ya tenía hechas con la arcilla.

Fuente: DukeInfo / YouTube.

Él, sólo con la compañía de su viejo amigo canino, ha creado una obra de arte de la pura naturaleza.

Fuente: DukeInfo / YouTube.

No solo es su hogar, sino un sitio que a muchas personas les encanta visitar y conocer. La paz y armonía que se encuentra ahí es propia del carácter que Ra siempre quiso darle al lugar.

Fuente: Newsner.

Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más