La intimidación es un gran problema para los niños de todas las edades.

Parece que hay noticias sobre acoso y sus efectos casi todos los días. Padres, estudiantes y maestros están trabajando en hacer de la intimidación algo del pasado, pero todavía queda mucho trabajo por hacer. Lo que funciona para una escuela o estudiante no puede funcionar para otra. Es importante probar diferentes cosas para ver cuáles funcionan mejor en cada situación.

Una maestra de quinto grado ha encontrado una solución que funciona para su clase.

Kathy Pitt usa fichas y deja que los estudiantes le digan anónimamente quién está siendo intimidado. La mejor parte es que los estudiantes ni siquiera se dan cuenta de que lo están haciendo.

Ella reparte las fichas al principio de la clase cada semana. Le pide a los estudiantes que escriban los nombres de los niños con los que quieren sentarse, jugar o simplemente sentirse más cerca, y lee cada tarjeta después de la clase. Algunos niños escriben nombres diferentes cada vez, otros escriben los mismos nombres, y algunos niños no escriben nada en absoluto.

Fuente: Facebook/Newsner.com.

Leyendo las tarjetas, ella puede saber qué estudiantes quedan afuera, los cuales tienen más probabilidades de ser intimidados por los otros estudiantes.

Kathy cree que la mayoría de los niños no quieren ser bravucones y ni siquiera se dan cuenta de que están dejando a otros niños afuera o haciéndoles sentir mal. A pesar de que los niños no ponen sus nombres en las tarjetas, ella todavía puede averiguar de qué tarjeta proviene la mayoría de los niños.

Después de leer las tarjetas y hacerse una idea de cómo van las cosas en la clase, ella puede hablar con los niños acerca de sus sentimientos, emparejar a esos niños con otros compañeros de clase para ayudarlos a hacer amigos y abrirse, y vigilarlos más de cerca para captar cuándo están molestos.

Fuente: Teacher Pop.

Este método es algo que ha estado usando durante años, y tiene una fe total en él.

Incluso comparte el método con otros maestros y padres que están interesados en probarlo con sus propios hijos o que tienen curiosidad sobre cómo funciona.

“Cuando se me ocurrió la idea de simplemente distribuir las tarjetas, realmente fue para averiguar qué niños pertenecían y cuáles no”, explicó Kathy.

Una madre que vino a la clase para aprender más sobre la tarea de matemáticas de su hijo, la escritora Glennon Doyle Melton, notó que el método que la maestra estaba usando era muy útil e innovador.

“Esta historia no es solo sobre maestros y niños. Esta historia es acerca de la belleza que sucede cuando trascurre nuestro día y notamos a la gente que puede no ser notada”, comentó Doyle.

Fuente: Flickr/misskprimary.

Ella espera que esto ayude a detener la intimidación en la clase de su hijo y en las clases futuras. Según la profesora, hasta ahora todo va bien. Ella ha estado usando este método desde 1999 y dice que los niños han respondido bien.

Al final del día, su meta es ayudar a los niños a llevarse mejor y romper el hielo entre ellos para que se den una oportunidad.

Después de usar este método por unas semanas, ella ha descubierto que la mayoría de los niños se vuelven amigos y el acoso escolar termina.

Al lograr que estos niños se abran a una edad temprana, es menos probable que se excluyan entre sí a medida que crecen. Ella planea continuar su método con la esperanza de ayudar a más niños en el futuro.

Fuente: Faith Tap, Newsner.

Share
Categorías: Vida

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds