Ya te habíamos contado acerca de los mantras budistas, pequeñas oraciones que ayudan a equilibrar tu mente y cuerpo, algunas incluso con una tradición milenaria.

Esas pequeñas oraciones no deben ser recitadas todo el tiempo en sánscrito, tampoco deben ser frases cuyo significado sea profundo y a veces indescifrables para nuestros días. En realidad los mantras los repetimos constantemente, aunque sean frases simples que nosotros creamos.

La repetición positiva en nuestra mente puede provocar cambios importantes en nuestras vidas. Las acciones y decisiones se fundamentan en todo lo que pensamos e incluso nuestra forma de analizar y planificar puede cambiar gracias a la repetición de nuestros mantras personales.

No se trata sólo de repetición, sino de convencerte de que lo que dices es en serio y sobre todo, inclinar la balanza hacia lo positivo.

Si el césped es más verde del otro lado, no te dejes llevar porque tu lado no es lo suficiente: sino por hacer que el tuyo, a partir de ese momento, sea tan verde como sueñas.

Tal cómo dice Bhanumathi Narasimhan, un mantra es una semilla con el potencial de convertirse en un árbol.

Repite estos mantras personales con convicción cada vez que los necesites.

1. “No puedo esperar la victoria si estoy pensando en la derrota. “

2. “Por todo lo que perdí, he ganado muchas cosas más.”

3. “La vida no debe ser perfecta para ser maravillosa.”

4. “A veces las cosas tienen que cambiar para que yo pueda cambiar.”

5. “La comparación es la ladrona de la alegría.”

6. “Progreso, no perfección.”

7. “Acepto las cosas que no puedo cambiar.”

8. “Mantengo la cabeza en alto y el corazón abierto.”

9. “La historia de mi vida tiene más capítulos. Uno malo no significa el fin.”

10. “No me quedaré sentado, tengo que moverme todo el tiempo.”

10. “No soy la víctima y no voy a dejar que eso me controle.”

11. “Quien mueve una montaña comienza por mover una pequeña piedra.”

12. “No quiero una vida fácil, quiero una vida exitosa.”

13. “Preocuparme no cambia las cosas, sólo roba mi felicidad y mi habilidad de actuar.”

14. “Acepto cada riesgo y alejo cada miedo.”

Cada día tenemos la oportunidad de comenzar de nuevo y reforzar nuestra energía mental para seguir adelante con los planes más ambiciosos que tenemos.

No dejes que la apatía y la inseguridad reinen tus días más productivos, pierde el miedo y recuerda que cada día es una nueva oportunidad.

Share
Categorías:Vida

Video