Subir a la balanza es aterrador para cualquiera, pero para la nueva madre de Mariah Kaitlyn Herrera ese sentimiento terrible se robó su auto-confianza y su amor propio.

Sin embargo, el 28 de agosto, una enfermera especial dio a la balanza un nuevo significado y salvó a la mujer de 24 años de su depresión y pesadumbre.

La enfermera de cuidado general publicó una nota adhesiva pequeña pero muy poderosa por encima de la escala en la oficina del médico de Herrera en Eugene, Oregon, que decía: “Esta escala solo te dirá el valor numérico de tu atracción gravitacional, representan cuánto tus amigos y familia te quieren o lo increíble que eres!!”

Las palabras tocaron a Herrera tan profundamente que lo envió a su cuenta de Instagram ese día.

“Esta es la segunda vez que he visto esta nota en la oficina del doctor y me encanta. ¡SERIAMENTE estas deberían venir con cada balanza! Cambia completamente cómo me siento sobre subirme en la balanza sobre todo porque sé que estoy trabajando en mí misma”, comenta  Herrera sobre la nota.

Según Herrera, su embarazo de 9 meses y el viaje de 5 meses de pérdida de peso desde que dio a luz no ha sido nada fácil.

“Tuve un embarazo terrible, un parto complicado y una ganancia de más de 45 kilos de peso. Comí todo lo que podía cuando estaba embarazada y alteró completamente todo en mi cuerpo”, dijo Herrera a TODAY.

Mariah Kaitlyn Herrera Herrera dice que su Isaiah de 5 meses es su “mundo entero”.

Con su nuevo cuerpo, pisar la balanza llevó más peso emocional también. “Tomar mi peso siempre ha sido mi parte menos favorita de ir al médico pero desde que tengo un bebé ese sentimiento acaba de hacerse 10 veces peor”, explicó Herrera.

Mariah Kaitlyn Herrera ha estado trabajando todos los días para ponerse en forma con el apoyo de su esposo. “Él es mi roca e incluso ve a nuestro hijo para que pueda permanecer activa”.

Desde su parto el 28 de marzo, el médico de Herrera le prescribió un medicamento anti-ansiedad para su condición postparto. Pero cuando Herrera visitó a su médico la semana pasada para un chequeo, la nota inesperada de la enfermera le dio a la visita un significado completamente nuevo.

“Salí de la oficina sintiéndome confiada. Me sentí como una persona completamente diferente”, dijo la nueva mamá.

La enfermera de la clínica comunitaria de Charnelton declinó ser nombrada. Para ella, el gesto parecía tan obvio e insignificante que no quería reconocimiento. Tristemente, su pequeña nota pegajosa llevaba una verdad que las mujeres y las nuevas madres olvidan con demasiada frecuencia.

Sin embargo, esas pequeñas palabras fueron suficientes para cambiar la perspectiva de Herrera: “Me hizo sentir que el número no significa nada. Cambió la forma en que estaba pensando.

Share
Categorías:Historias

Video