Gracias a un valiente niño de seis años, se ha evitado un trágico desastre en Monroe, Louisiana. Los gemelos Kaden e Isaac Kelley tenían sólo dos años y lograron escabullirse de la supervisión de sus padres en una piscina.

Los gemelos se estaban ahogando, pero el niño de primer grado Branson Lee los encontró e inmediatamente saltó a la piscina para salvarlos.

La familia Kelley se reunió para un servicio de iglesia el domingo junto con una fiesta en la piscina. El incidente ocurrió en la noche después de que la fiesta en la piscina ya había terminado, pero alguien se olvidó de bloquear la puerta de la zona de la piscina. Kaden e Isaac lograron escabullirse fuera del lugar y caer en la piscina.

  Fuente: Humankind

Courtney, madre de Branson, de seis años, dijo a reporteros locales que estaban en camino a casa e incluso habían besado a los gemelos. Antes de salir, charló con su hermana durante un par de minutos mientras todos los niños estaban viendo un programa infantil en Netflix.

Los gemelos se habían ido por un par de minutos, pero eso era más que suficiente para que se perdieran en la piscina.

“Mi sobrino pasó a caminar afuera porque su hermano menor, que es la misma edad que mis hijos, estaba vagando fuera también”, dijo la madre de los gemelos, Jeannie Kelley. “Vio a su hermano y lo agarró, y fue entonces cuando observó a mis bebés. Y corrió hacia afuera y los agarró y los sacó de la piscina y comenzó a gritar por nosotros”.

Branson le dijo a su mamá que se zambulló en la piscina mientras gritaba pidiendo ayuda.

“Dijo que sólo se metió”, dijo Lee. “Todo lo que sabía era que tenía que tratar de salvarlos… Fue una cosa milagrosa saber que a los 6 años no sólo gritó y huyó. No lo ignoró o se quedó allí en estado de shock. Él inmediatamente actuó”.

  Fuente: Kelley Family, MSN

Sorprendentemente, el niño administró RCP en el momento, antes de que la ayuda llegara.

El niño de primer grado recordó que su madre realizó compresiones torácicas años atrás en su hermano menor y aparentemente nunca lo olvidó.

“Habían muerto por completo”, dijo Jeannie Kelley. “No había vida en ellos. Estaban azules y flácidos. No había latido del corazón. No había nada”.

En ese momento, papá Steven se hizo cargo de la RCP y los servicios de emergencia fueron notificados.

Después de treinta segundos, Kaden finalmente mostró un signo de vida mientras tosía mucha agua y comenzó a respirar de nuevo. Medio minuto después, su hermano gemelo Isaac recuperó la conciencia también.

Ambos hermanos tuvieron que ser trasladados al hospital más cercano a través de un helicóptero.

Milagrosamente, ambos no sufrieron heridas severas y estaban completamente bien al día siguiente. Los médicos insisten en que esto podría haber terminado mucho peor.

  Fuente: Humankind

“A la mañana siguiente, estaban como si nada hubiera sucedido nunca”, dijo. “Querían jugar, y sacaron sus IVs. Se quitaron el oxígeno ellos mismos.

Los gemelos estuvieron completamente aliviados médicamente, un par de días después regresaron a su casa en Calhoun, Georgia.

Por favor COMPARTE con tus amigos y familiares.

Fuente: Humankind, Gladwire, MSN.

Share
Categorías:Historias

Video