JJ Yosh adoraba a los gatos, pero cuando tuvo a Simon por primera vez, honestamente no pensó que iba a funcionar.

“La primera noche que tuve a Simón fue una completa pesadilla”, le dijo Yosh a The Dodo. “Estuvo maullando toda la noche, escondido en esquinas, este gato no me dejaba acercarme a él”.

Al día siguiente, el pequeño escapó de la casa en Boulder, Colorado, escondiéndose bajo una gran roca afuera. Yosh trató de engatusarlo para que saliera, pero este se negó.

“No pude atraparlo”, recordó. “Tuve que ir a trabajar, así que lo dejé allí”.

Pero estaba preocupado por él, y en el momento en que regresó a casa, inmediatamente lo buscó. Afortunadamente, estaba todavía debajo de la misma roca, maullando. Cuando lo buscó, el gato le permitió sacarlo.

Fue entonces cuando todo empezó a cambiar entre Yosh y Simón.

“Se calmó y se volvió súper cariñoso”, dijo. “Fue entonces cuando empecé a enamorarme de él. Una vez que se asentó, quedó claro que no podía darle en adopción”.

Yosh también pensó en una forma de aprovechar el espíritu aventurero de Simón, lo llevó a dar un paseo por la zona.

“No tenía un arnés, así que me preocupaba que se escapara, pero por suerte me siguió en la caminata”, recordó. Su primera caminata fue de unos kilómetros, y luego lo llevé a la otra milla y media. Estaba muy cansado”.

Puede que Simón se haya cansado rápidamente esa primera vez, pero pudo ver que le había encantado la caminata. Así que se lo llevó a otra. Y otra. Y otra.

“A medida que pasaban los días, Simón se volvió aún más aventurero”, dijo Yosh. “Lo llevaba de excursión todos los días, entrenándolo para que caminara con correa”.

Pero no eran sólo los paseos de los que Simón pudo disfrutar: Yosh también comenzó a llevarlo de camping, kayak, escalada y espeleología.

“Puede escalar rocas bastante duras que yo ni siquiera puedo escalar”, dijo Yosh. “También creo que es un nadador asombroso: cuando hacemos kayak a veces salta al agua”.

Ahora lo lleva a todas partes, y no puede imaginar una aventura sin él.

“Ha estado en tres viajes por carretera durante más de 20 horas, ha viajado a muchos estados y ha visto cosas que la mayoría de los gatos no llegan a ver”, contó. “Es un gran afortunado, pero probablemente soy el más afortunado de todos por tener este gato”.

“Es mi hijo”, añadió. “Lo amo hasta la muerte. Hay tantos momentos que pienso lo increíble que es cuidar de un ser tan fascinante”.

Para ver más fotos de Simón y sus aventuras con su papá, sigue su página de Instagram. 

Share
Categorías:Vida

Video